Hasta ahí llegó.

Advertencia: Este post contiene en la parte de abajo imagenes que pueden herir la sensibilidad de algún lector, porfavor evitarlas si asi lo desean.

———————————————————————————-.
Era como si el mundo le asustara, no llegué a preguntar como había llegado a estar ahi o de donde había salido? La gente se amontonaba y yo solo después de 5 minutos me dí cuenta de que tenía colgandome la cámara así que la  encendí y pensé que si había mucha gente debía ser por una razón así que me meti entre el tumulto, igual en plena Gran Vía de Madrid si ves mucha gente reunida es mejor tener la cámara lista por si las moscas.

Una señora dijo: Está loca!
Otra señora más al lado izquierdo decía: Sáquenla de ahí porfavor!
Y un señor muy mayor que estaba bien  cerquita dijo:  Quiere suicidarse?… no lo entiendo…

Cuando por fin entre las cabezas logré hacerme un espacio,  mi vista se fijó en los dos hombres arrodillados que miraban debajo del primer taxi, daban golpecitos, gritaban, de vez en cuando se levantaban y decían:

 Joer! JOER!

Las caras de desesperación aumentaban cuando el tráfico empezaba a acumularse en la parte de atrás y los pitos y el frenesí de la ciudad no perdonaban unos minutos. Esos minutos en los que quizás si ahora lo vemos bien podrían haber servido y quizás se podría haber salvado.

Entonces ví que los hombres arrodillados se incorporaban y caminaban en dirección al otro taxi, nuevamente la misma maniobra, buscando, gritando, intentando asustarla.

Una mujer que llegó y que por cierto tenía una voz muy grave – de hecho tuve que regresar a ver dos veces a ver  porque al inicio pensaba que era un hombre- dijo:

Que ha pasado? quien se ha muerto coño?!

Nadie AUN respondio una voz anónima.

Entonces mi atención fue golpeada cuando todos a la vez gritaron AHI AHIIIIIIIIII!

Vi que un chico casi de mi edad empezó a tomar fotos así que cogí mi cámara y me preparé mentalmente para lo que me esperaba.

Si, ahi estaba, era tan pequeña, tan inocente y sobretodo tan asustada. Por una fracción de segundo logré ver sus ojitos desesperados y estuve a punto de unirme al grupo de rescate cuando entonces salió corriendo y se metió debajo de un bus de transporte urbano que bien podría haber sido 300 veces mas grande que ella.

Muchos ante su decisión de morir decidieron taparse los ojos yo en cambio me quedé atónita. El semáforo se cambió a verde y a medida que el bus empezaba a avanzar la gente empezó a gritar… Si ahí estaba, se había hecho un bultito peludo y nervioso y cuando el bus se le fue de encima empezó a brincar y por un momento creí que había decidido no morir, si, estaba viva.

De repente se quedó quieta y fue cuando lo comprendí todo.  Nadie podría evitarlo..

Sabía que quizás fuera su último suspiro así que empezé a sacar fotos en ráfaga. Lanzada y decida corrió al encuentro con la muerte, era su hora.

En el momento del impacto todos, incluida yo hicimos unas caras de horror. Lo mas trágico fue que no había muerto ipso facto. La mitad trasera estaba destrozada mientras que la otra parte se retorcia de dolor.

Una mujer dijo: Hasta ahí llegó!

Y si, si que tenía razón, hasta ahi había llegado y su existencia parecía ya cosa del pasado.

Un buen hombre se compadeció y la arrastró hacia la vereda. Yo me quedé ahi por un momento, pensando en sus ojos, en esos ojos que ya no querían vivir 🙁

4 thoughts on “Hasta ahí llegó.

  1. oh por Dios, recién lo leo, pense cosas horribles y queria llegar hasta el final de la narración y cuando veo las fotos ha sido un conejito, que pena, pero a la vez se me vinieron montones de ideas ja ja ja ja que cosas las de tu madre…….

  2. Chaula, ahora tienes que comer 7 cuyes para evitar la mala suerte de un conejo. Igual si atropellas un gato tienes que atropellar 7 perros. Yo llevo 2 perros, un chancho y una vaca, pero ningún gato. La vaca no se murió, pero sí me rompió el parabrisas.

  3. Oh!! Viviendo en un pueblo, es muy normal ver conejos y liebres que han muerto en la carretera… Pero lo que es verdad es que nunca he visto el atropello… Qué desagradable tuvo que ser!!! Un abrazo, amiguita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *