Paseos Primaverales en Madrid.

Sin duda una de las Estaciones más esperadas por muchos es la Primavera, aquí en España la gente se vuelve loca cuando llega el mes de marzo y no es para menos, porque todos los árboles empiezan a florecer y el frio desaparece casi que de la noche a la mañana y a su vez es reemplazado por un clima cálido y unos días en donde el personaje principal es el Sol y siempre adornado por un cielo completamente azul.
Los primeros días primaverales la locura también llega a esta casa y nosotros también salimos de paseo con cámaras en mano y nos vamos a los lugares más bonitos de Madrid.
La Quinta de los Molinos es uno de esos lugares y es que con sus cientos de árboles de almendros en flor es un destino seguro para muchos madrileños y bueno también para muchos franceses, americanos, italianos, etc etc que están de visita por Madrid (al parecer cada vez se está haciendo más y más conocido, saldrá en alguna guía de viajes?).
Para que se hagan «una idea» de lo bonito que es, aqui por supuesto les dejo una pequeña muestra fotográfica que hice ayer 🙂 Enjoy!

 Que tengan una semana muy productiva y llena de luz!

Yo nunca!

Eso era lo que yo me repetía una y otra vez cuando era adolescente y veía a esas parejitas en el centro comercial despidiéndose por horas, envueltos en besos babosos, caricias públicas, ojitos de ranas enamoradas, etc etc, me daban un asco tremendo!
Yo vestida de negro, con mi música rock a todo volúmen, en mi mente dibujaba mi propio comic en donde una versión músculosa y gigante de mí venia derechito a donde estaban los «enamoraditos» y los aplastaba con tal furia que luego parecían chiclecitos pegados al piso.
Hoy tuve que recordar esa época, que tampoco es que fue hace muchísimo tiempo, pero sin embargo la siento ya tan lejana.
Salí a comprar florecitas, eso supone una gran caminata hasta la florería más cercana y en realidad las posibilidades de que encuentre algo «bonito» son bien bajas, pero aún así me fuerzo a salir a ver que tienen, ya las mujeres que atienden me conocen y saben que siempre pregunto por nombres de flores extravagantes, incluso han anotado mi nombre y mi teléfono para avisarme en caso de algún avistamiento de flor raramente bonita 🙂
Y bueno, como era lógico, no había nada, flores bastante marchitas y aún a precios bastante altos, lo cual al inicio me daba rabia, ahora lo que me da es tristeza, pero en fin, que ya estoy acostumbrada así que para no pensar que había hecho mi caminata en vano decidí detenerme un ratito en una de mis panaderías preferidas a la cual no voy casi nunca porque queda lejos y además porque como tiene cosas ricas prefiero no visitarla tan a menudo por temor a que mis gorduritas se sientan consentidas.
Pedí una barra de pan (aquí en España es algo bastante típico comprar barras de pan para almorzar, cenar, etc) y además unos pastelitos, uno como una mini-pizza y otro con salchicha, etc.
Porqué tanto? pues porque quería traerle alguna cosita especial a mi marido, como igual nos vemos al mediodía, entonces a lo mejor le puedo sacar una sonrisita.
Cuando entré al edificio llamé al ascensor y a penas se abrió la puerta en el pasillo que lleva a mi departamento lo ví. Ahi estaba arrimado a la pared, con esa sonrisa tan dulce que me derrite.

El: Pensaba que podías ser tú!
Yo: Y usted mi precioso? Que hace aquí? llega o ya se vá?
El: Ya me voy ( carita triste)
Yo: oh! Y yo que te había traído una mini pizzita y pan y…
El: (sacando las llaves y volviendo a abrir la puerta del piso) En serio? Entonces me lo puedo llevar para comerlo después..

Una vez adentro le enseñé lo que le había traído de la panadería y luego nos abrazamos y nos besamos y nos abrazamos otra vez y el me toma la cara entre sus manos y me acerca a su pecho y me dice que como es que puedo ser tan linda (  y yo le digo que no lo soy y hago cara de desacuerdo pero no dejo de sonreírle ) y él sigue diciendome que me quiere, que gracias y cruzamos dos o tres frases y el vuelve a la puerta para «volverse» a ír y se lleva su pizzita en las manos envuelta en papel y yo lo miro desde el umbral de la puerta y le abrazo otra vez y le beso el pecho encima de su abrigo y entonces otra vez pone esa cara dulce y me dice:

El: Y ya había bajado las escaleras!
Yo: Donde?
El: Aquí en el edificio, me habia ido por las escaleras, pero entonces oí el ascensor y pensé: Puede ser ella…
Yo: De verdad? Y subiste para esperarme?
El: Si, claro!

Y me avalanzo sobre él otra vez y le beso y le digo que es un bello y que lo amo con locura y nos sonreímos y nos lanzamos besos volados y nos dá igual lo que piensen los vecinos jajaja
Cuando he cerrado por fin la puerta me vienen a la mente todos esos enamorados a los que mi versión en comic musculosa aplastó y trituró sin compasión.
Ahora yo y Markus deberíamos ser  teoréticamente un par de chicles pegados al piso también, cierto?
Al rato vengo a sentarme delante del ordenador y veo esto delante de mi pantalla:

Traducción a la letra de doctor de mi marido: «Este Kusititus (así le llamo de cariño) te quiere muchísimo! Espero hayas encontrado flores bonitas! + Muchos asteriscos que simbolizan besos.

Dios mío, no quiero ni imaginar que sería de mí si ahora mismo me llego a encontrar con mi antigua trituradora de enamoraditos babosos! Estoy casi segura de que seríamos el blanco perfecto jajajaja

Praga, la ciudad que me robó el corazón.

Muy al inicio de mi guía turística había un texto con una frase que me llamó mucho la atención: «Praga, infinita galería de joyas arquitectónicas al aire libre». La leí cuando empecé a hacerme a la idea de que iba a visitar la ciudad pero honestamente no estaba tan segura, o mejor dicho, creo que la palabra «infinita» dentro de la frase era incluso para mí algo exagerada. 
Debo retractarme, la palabra INFINITA era precisamente la palabra perfecta que podía llevar aquella frase, simplemente no existe otra que encaje tan bien.
Estoy recién llegadita a Madrid y necesito escribir este post porque tengo aún todos los recuerdos recién saliditos del horno.
Hace unos días volamos por fin con destino a la ciudad que me había estado poniendo como loca en los últimos tiempos, arriba en el avión, mientras sobrevolábamos parte del sur de Alemania el viento se puso tan eufórico que tuvieron que detener la venta de comida y nos obligaron a sentarnos y ponernos los cinturones y yo sólo tenía una idea fija en la cabeza: Por lo menos quiero verla una vez! Después que sea lo que sea 🙂
Pero como era de esperarse, aterrizamos y yo no podía de la emoción, el recorrido hasta el hotel fue tan pero tan sencillo que casi daba risa y eso que había que coger bus, metro y caminar, pero es lo que tiene una ciudad bien señalizada, es casi imposible perderse y por supuesto también hay que mencionar el sistema integrado de transporte, toda una maravilla! Compras un ticket de bus y te sirve para el metro e incluso para subirte a los tranvías de la ciudad.
El hotel (Galileo, por si algún día viajan a Praga…) estaba muy bien! Lo mejor: Los recepcionista todos súper amables, hablan español, inglés, alemán y Dios sabe cuantos idiomas más, las habitaciones limpias, amplias, televisión internacional, baño grande con todas las comodidades, ascensor, desayuno incluído, etc etc… Y todo ello por un módico precio!
Pero claro, los hoteles, son eso hoteles y yo quería ver la ciudad!!! Así que agarramos los bolsos llenos de lentes y cámaras y salimos a caminar, porque de eso se trata cuando vás a un sitio para conocerlo… Caminar, caminar y caminar!
A penas salimos y vimos sus calles entendí el porqué del uso de la palabra «infinito» en la frase que explico muy al inicio de este post. Cuando llegamos a la plaza Wenceslao me enloquecí con la cámara, no dejaba de reírme como loquita y de hacer clic clic y clic, luego llegamos a la ciudad vieja, donde están los edificios mas emblemáticos como el ayuntamientos, el templo Tyn, etc y es que no quería ni pestañear por temor a perderme algo, es indescriptiblemente hermoso! Y es que generalmente los centros de las ciudades son así como lo más pintoresco y bonito que pueden ofrecer  a los turistas, la diferencia con Praga es que las partes «fotografiables» ván mucho más allá del centro.
Una de las maravillas de la ciudad son sus incontables torres que se alzan como agujas afiladas por toda la urbe, decirlo es una cosa pero verlas en vivo y en directo es otra! Cuando recorres sus calles es como estar dentro de una novela de suspenso, donde aparecen personajes misteriosos dentro de casas encantadas, se respira un aire bohemio y mágico de día, de tarde y más aún por las noches.
 (Quiero aquí hacer un paréntesis para agradecer con todo mi corazón al marido que se portó tan pero tan bien y hasta subió a varias torres el mismo día y me ayudó a cambiar de lentes y esperó pacientemente conmigo para que pueda fotografiar los atardeceres y todo cuanto se ponía delante de mi cámara. Gracias por avisarme cuando salió la luna gigante, gracias por buscarme «el mejor sitio», gracias por cargar todo en tu espaldita y llevarme a todos lados sin quejarte. Mi vida, gracias de verdad, te lo he dicho miles de veces pero te lo repito de nuevo: eres el mejor!)
Creo que fue una buena decisión ir en esta época del año, entiendo que en primavera debe estar todo floreciendo pero si en invierno la ciudad ya tiene bastantes turístas, en primavera o verano debe ser casi imposible sacar una foto sin que se te meta alguien delante. 
Del clima no me puedo quejar, es verdad que quería verla con nieve pero la ciudad en sí es tan pero tan impresionante que ni bien llegamos me olvidé de la nieve! jajajaja, de hecho tuvimos unos días maravillosos, de todo un poco… solazo, también lluvia y días nubladitos y frio frio así como todos me decían que iba a sentir en realidad pues no sentí, de hecho llevamos de paseo un montón de gorros y guantes que nunca nos pusimos!
(Fotos hechas con el iphone)
 
Otra cosa que estuvo bastante bien fue la cerveza, en todos lados se puede conseguir una buena jarra y además es muy barata. Quizás con la gastronomía no caímos enamorados y es que ya lo había leído en el guía, la comida allí se parece mucho a la comida alemana de invierno. Y es verdad! se parece un poco pero no necesariamente es más rica, de hecho nos llevamos la impresión de que era más sencilla. Pero bueno, existen cadenas de hamburguesas y otras cosas que siempre se pueden comer si de verdad quieres comer algo rico y no decepcionarte pidiendo algun plato «típico checo».
Eso sí, las panaderías/pastelerías son LO MAXIMO! Si eres golosa y dulcera como yo entonces en Praga encontrarás muchos dulces para chuparse los dedos y para variar…todo muy económico!
Las colinas, las callecitas, los puentes, las vistas, las torres, para conocerlo todo había que caminarlo todo y cada día llegábamos casi moribundos al hotel, pero si de algo estoy segura es de que Praga lo vale.. Ohhh si que lo vale! De hecho creo que lo volvería a hacer. No es que yo conozca muchos lugares pero de los pocos que he visto puedo asegurar que Praga es uno de los sitios más bellos que mis ojos han tenido la suerte de ver.
Y mientras yo descubría la ciudad de la mano de mi amor, en Ecuador estaban empezando a circular las revistas Vistazo del mes de febrero en donde salgo yo en un reportaje, yeahhh!!!
Estaba tan contenta que hasta había planeado una sorpresa para mi mamá, les cuento: Había pedido a mi hermana mayor que comprara la revista y le dijera a mamá que «tenía que ver algo» y así se enteraría, todo eso lo planeamos através de chats en el whatsapp, pero la cosa es que alli tenemos también una conversación en donde mi mamá está incluída y como yo cada noche al llegar al hotel estaba tan pero tan cansada y desorientada por haber caminado tanto de repente metimos la pata y lo dijimos dentro de la conversación y zas que mi mamá se enteró!!!! jajajaja, como me he muerto de risa! Si seremos pendejas jajajaja pero bueno, en todo caso, mis papis se pusieron súper felices y eso es lo que cuenta, claro.
Para los ecuatorianos que desean conseguirla, se trata de la revista Vistazo del mes de febrero:

Si desean ver Praga através de mi lente pueden visitar mi FLICKR, iré posteándo fotos poco a poco.
 Na shledanou/ Hasta Pronto! 


A donde quiera que vayas, vé con todo el corazón.

Me gusta viajar, es una actividad bastante reciente en mi estilo de vida. Antes, de «jovencita» casi no salía de casa, ni siquiera me gustaba ir a la playa que estaba a una hora de mi casa, simplemente me daba «pereza» y llegaba más cansada de lo que me fui. Mi mamá siempre me intentaba sacar de mi burbuja diciéndome que habría comida rica, etc etc pero muchas veces prefería quedarme en casa, estaba en mi momento burril de la adolescencia y no quería saber nada del mundo salvo del que estaba dentro de mis cuatro paredes y a veces ni de ese!
Lo de viajar lo inauguré a lo grande, no porque estaba impaciente de hacerlo sino más bien porque quería ver a mi novio, conocer a su familia y bueno claro, también sentía un poco de curiosidad por ver su entorno. Así que mi primer gran viaje duró más de 13 horas, literalmente crucé «el charco» como dicen 🙂
Muy al principio me daba miedito, lo de los aviones y eso, luego «desembarcar» en lugar desconocido y todo lo que eso conlleva,  pero poco a poco el miedo se me está evaporando en el aire, a medida que el avión se despega de la autopista y emprende el vuelo, yo despego con él, mentalmente y físicamente.
Yo creo que la culpable de todo este cambio es mi amiga inseparable: La cámara. Ahora es mucho más interesante para mí, no sólo conozco nuevos sitios sino que puedo retratarlos a mi manera y esa sensación de libertad que me da llevarla colgando a todos lados es indescriptible. 
Lo experimenté por primera vez cuando fuimos a Florencia, tenía bastante miedo porque el marido iba a estar bastante tiempo ocupado y yo tendría que salir sola…SOLA!
Acabo de recordar a una turista muy simpática que conocí una vez en Quito. Estaba yo paseando por la basílica cuando empezamos a hablar, era una señora española/canadiense muy agradable, sin querer nos hicimos compañeras de paseo y nos fuimos a algunos sitios. Cuando me contó que estaba en Quito con su esposo me pareció un poco raro, porque yo hasta ese entonces nunca lo había visto con ella, entonces me dijo que ella casi siempre lo acompañaba a sus viajes de negocios, el problema era que como él se la pasaba ocupado ella tenía que lanzarse a la ciudad por su propia cuenta y aunque lo dijo así, no pude dejar de pensar que en el fondo, pasear sola con su cámara por una ciudad desconocida no le desagradaba en lo más mínimo. Por un momentito mientras me lo decía la envidié con todas mis fuerzas 🙂
Mi lista de sitios desde entonces ha ido creciendo, quizás no tanto como hubiera querido pero es que viajar cuesta y no sólo hablo de lo monetario, se trata de planificar, lo de viajar a lo loco nunca fue mi idea y aunque no soy muy fan de los mapas y de seguir recorridos estrictos soy cosciente de que llevar uno en el bolso y tener aunque sea una idea vaga de lo que quieres ver siempre viene bien.
Hablándo ahora de destino concretos, creo que cada persona tiene sus predilecciones bien marcadas, hay personas que mueren por ir a las playas más famosas del mundo, otros en cambio quieren recorrer toda Europa, yo prefiero no acaparar tanto pero eso sí, también tengo mis destinos favoritos.
Yo en lo personal soy más de conocer ciudades, lo de las playas y la naturaleza esta rico y bonito pero si me dan a escoger entre un destino citadino o uno abierto a la naturaleza creo que me quedo con el primero. Sobretodo me encantan las ciudades con arquitectura hermosa, no necesariamente deben ser ciudades gigantes, más bien las ciudades demasiado grandes me espantan un pelin.
Cuando mi esposo estaba casi moribundo después de haber buscado por días un regalo de cumpleaños para su tan jodida marida, le comenté que si me regalaba un viaje (con él incluído!) a uno de los destinos de mi lista de -Lugares que Julia debe ver antes de morir- yo sería tremendamente felíz.
Ustedes se imaginan la cara de una niña fanática de los muñequitos de Disney a la que le acaban de decir que se la van a llevar por unos días a vivir allí? Bueno, yo pongo exactamente la misma expresión cada vez que me acuerdo que en unos días nos vamos a montar en un avión con rumbo a Praga, una de las ciudades que estaba entre las principales de mi Top 10.
Cada día necesito ver videos, leer algo sobre sitios que debo visitar, etc, estoy informándome lo más que puedo y en los próximos días intentaré hacer un mini-curso veloz de checo para brutitos jajajaa
Con que me aprenda las cosas principales (saludos, agradeciemiento, preguntas importantes, etc) ya estaré más que preparada, o al menos eso voy a pensar yo.
Lo bueno es que es una ciudad que el marido tampoco conoce así que nos va a sorprender a los dos a la vez. El como buen europeo ha viajado bastante y conoce muchos sitios por eso me parece doblemente bonito que vayamos juntos a un sitio tan romántico y desconocido para nosotros.
Cuando estábamos decidiéndonos por los pasajes mis suegros decían que Praga en verano era precioso, mucho calor, mucho sol… y yo casi me desmayo de la impresión jajajaa. Sol? calor?! no no no, yo de eso tengo bastante en España, yo lo que busco es nieve, frio, niebla. Cuando lo comenté creo que al inicio no lo entendieron del todo, pero luego ya se dieron cuenta de que tienen una nuera un poco extravagante jajaja
Como vamos en pleno invierno vamos a ir bien arropaditos, yo estoy cruzando los dedos para que caiga nieve sobre la ciudad aunque sea un día de los que vamos a estar allí. Creo que en las noches mientras duermo, ya empiezo a delirar que subo una torre muy alta y fotografío los tejados blancos de cuento.
Algunos de los que me leen seguro ya la conocen, si desean dejarme algún consejito o dato de algún lugar que no me puedo perder yo les voy a estar muy pero que te muy agradecida. 

Bienvenido 2014!

Totalmente desaparecida de mi blog desde «el año pasado» 🙂 
Así en realidad debería titularse este post pero bueno, vamos a pasar de los dramas por esta vez y vamos con cosas positivas para empezar el 2014.
Estoy recién aterrizada en madrid, aún tengo algunas cosas en las maletas por guardar pero ya he tenido tiempo de dormir un poquito y me siento bastante recuperada de esperas, aviones, maletas pesadas etc etc.
Espero que hayan tenido una Navidad super linda y un fin de año estupendo y que el 2014 los haya recibido de la mejor manera posible.
Yo he estado más de tres semanas en casa de mis suegros, visitando a la familia alemana y la verdad ha estado bastante bien, todo muy relajado, buena comida, buena compañía, muchas fotos, muchas risas. 
Quizás lo único que extrañé un poco fue la nieve, que en realidad no se aparece desde un par de años en Alemania para estas fechas en el tardío diciembre. Pero bueno, con el clima no se puede hacer nada, mientras yo muero por ver unos copitos de nieve en otras partes del mundo no se pueden ni sonar la naríz porque se les congelan los mocos :O
Aún sin nieve y con un frío bastante primaveral (muy poco común en realidad) disfrutamos cada uno de nuestros días con la familia. Si me siguen por Instagram (@chaulafanita) habrán podido ver las fotos que subía casi cada día, porque siempre cuando estoy allí intento documentarlo todo y ahora con una cámara en el teléfono es incluso todo más fácil 🙂

Hace 4 días estuve de cumpleaños, el 6 de enero cumplí 31 añitos, pueden creerlo? yo? 31 años? honestamente no me siento de 31, bueno a veces me siento de 90 años pero esas son pocas veces, en realidad me siento como si recién estuviera empezando a crecer? no sé, es muy extraño de explicar y eso que lo de crecer yo lo abandoné hace tiempo porque creo que mido lo mismo que cuando tenía 12 años jajaja, es algo más interno supongo, con el paso de los años lo voy notando… espero que no sea que me estoy haciendo madurita!
El mismo día de mi cumpleaños lo pasamos bastante tranquilos en casa, sin hacer mucho, así era como yo lo había deseado. El día anterior vino parte de la familia a comer tortita de mandarinas que yo hice, por cierto quedó riquísima y estuvimos charlando un rato. 
Por cierto, les he contado que mis suegros siempre nos sorprenden con los regalos? este año nos compraron pases para ver el musical del Rey León en Hamburgo. Así que aprovechando que estabamos por allá fuimos toda la familia, mi suegros con sus tres hijos y sus respectivas esposas, ahí iba yo incluída 🙂
Pasar por Hamburgo y pasear un poquito por su puerto y sus calles es siempre un placer para mí, no sólo porque es una ciudad preciosa sino porque me trae muchos buenos recuerdos de cuando estuvimos mis papis y yo por ahi.

Para ir al teatro hay que tomar un ferry que te cruza de un lado al otro y aunque el recorrido no dura más que 5 mintutos igual es super lindo poder ver Hamburgo desde el agua. 
El musical estuvo increíble, yo nunca había estado en uno, había mucha gente, todo muy organizado eso sí, teníamos buenos puestos y aunque justo delante mío se sentó una alemana muy alta y peluda y me tapo la primera parte del show, luego con ayuda de mi suegro y gracias a su generosidad nos cambiamos de puesto y la segunda parte la vi toditititita sin ningún problema 🙂
Que artistas!que música! (todo en vivo), que infraestructura, de verdad vale la pena ir a verlo. Yo todo el tiempo no paraba de pensar que para mi sobrino de 6 añitos hubiera sido un sueño verlo, porque si para los adultos es entretenido para los niños debe ser algo inolvidable.

Imagen Oficial de la página del musical del Rey León en Hamburgo

Bueno, me voy a seguir poniendo en orden las maletas y a limpiar el polvo acumulado desde el año pasado 🙂
Gracias por cierto a todos los que me dejaron mensajitos por mi cumpleaños, en facebook, flickr, instagram y mail, los leí toditos y me hicieron poner super feliz!

Nuevamente buen año 2014 para todos y a empezar con pie derecho!

Salchichas en coca-cola.

Primero, mil disculpas por la foto, es una hecha con mi iphone asi que la resolución y la luz no son tan buenas…
Ayer regresé de dar un paseo y camino a casa pasé a conocer una tiendita china que han abierto aquí cerca de casa, siempre es bueno saber que venden etc, además estaba hambrienta así que quería comprar algo de picar. 
En cuanto las ví, se me ocurrió: Claro! mi snack favorito! fácil y rico 🙂
Así que compré una coca-cola, las salchichas y me fuí derechito a la casa. Media hora más tarde ya estaba cambiada de ropa, bajándome las fotos de la cámara y comiendo como desaforada.
Hice una foto para subir al Instagram y oh sorpresa mucha gente pensaba que les estaba tomando el pelo con lo de «salchichitas en coca-cola». Tal parece que la receta no es muy conocida por estos lados del planeta jaja así que prometí subir la receta a mi blog, porque no, no les estaba tomándo el pelo, en realidad la cosa existe y se come jajaja
En realidad, no sé de donde salió, yo lo aprendí de mami, para las reuniones familiares son un éxito rotundo.
Vamos primero con los ingredientes:
  1. Salchichas cóctel ( a tu elección, pero recuerda que mientras más ricas y de calidad, mejor será el resultado final).
  2. Coca-cola ( puedes usar Pepsi si es que la coca-cola no te vá)
  3. Ketchup 
  4. Salsa picante y una pizca de pimienta ( estas dos cosas son opcionales)
Saca las salchichas de su empaque y córtalas (así como en la foto de arriba), luego ponlas en una olla pequeña y agrega un chorrito de coca-cola, puede ser medio vaso, las salchicas deben quedar casi cubiertas, no del todo, pero casi. Enciende la  hornilla y cuando empiece a hervir écha unas 4 o 5 cucharadas de ketchup, remueve todo y deja que siga hirviendo, al ratito veras que la mezcla empieza a ponerse medio espesa y que las salchichas se «hinchan» levemente…entonces puedes agregar un poco de tu salsa picante favorita y una pizca de pimienta. Deja uno o dos minutos más y retira de la olla…Y ya está,  es preferible servirlas calientitas  y acompañadas de pancito en rodajas. 
Ya ven, nada difícil y los ingredientes los encuentran literalmente en la tienda de la esquina…
Ps1. La próxima vez que haga voy a reemplazar mi salsa picante por un poco de chipotle  🙂
Ps2. Si luego de unos 10 minutos la mezcla no se pone espesa hecha un poquito más de salsa de tomante.

Costumbres alemanas.

O mejor debería titular el post: Costumbres alemanas o como engordar en cuestión de 2 días! 🙂
Ya estamos casi mediados de noviembre, saben lo que eso significa? Que ya deberia haber empezado a hacer algún tipo de dieta para poder llegar a Alemania bien flaquirucha y despreocuparme de comer todo lo que quiera en las fechas de navidad y año nuevo. Y es que siempre digo lo mismo: Este fin de año si que no voy a abusar …Ja! por supuesto que de eso nada porque a penas llegamos al aeropuerto a mi se me abren los ojos como huevos fritos y empiezo a oler panes, embutidos, golosinas etc etc etc.
Hoy mientras desayunábamos (si, hoy no sé me pegaron las sábanas, estoy mejorando!) leímos en la fundita de mis tostada: «Sabías que el mayor consumo de pan per cápita del mundo es el de Alemania con 106 Kg? En segundo lugar figura Chile con 98 Kg.
Bueno, de la chilena no puedo decir o contar mucho porque no he estado ahí ni una sola vez, hum? bueno, miento, si he estado pero dentro del aeropuerto y aunque fueron 5 horas de espera supongo que no cuenta 🙂
Sin embargo de la alemana sí que puedo hablar. De hecho el tema del pan fue una de las primeras cosas que me impactaron al llegar a vivir a Münster.
No sé como serán las costumbres de ustedes pero para que me entiendan mejor. En mi casa de Guayaquil el pan es sinónimo de desayuno. Al menos en mi casa no puede faltar el pancito con queso, jamón y su respectivo juguito o leche. En el almuerzo y en la cena es casi que obligatorio comer calientito, o sea arroz, con alguna carne, ensalada.
Cuando me casé y dejé mi ciudad, también estaba dejando mis costumbres, al menos una buena parte de ellas. Como buena esposa latina intentaba atender a mi esposo de la mejor manera posible y cocinaba en el almuerzo y cocinaba o calentaba la comida para la cena.
Lo chistoso de todo era que aún seguía saliendo esta frase: Has cocinado? no hacia falta! podemos comer pancito.
Entonces yo miraba con un poco de recelo a mi esposo porque una de dos:
Mi comida era tan pero tan mala que él intentaba no comerla ó en realidad le bastaba con pancito!
Por supuesto como yo aún no sabía la costumbre «del pan alemán» pensaba firmemente que la primera opción era la verdadera y por ende me puse triste y desconsolada.
Intenté mejorar mis técnicas en la cocina pero Markus aún seguía diciendo que el también podía comer pancito…
Tuvieron que pasar unos cuantos meses hasta que por fin lo entendí todo. No, no era que mi comida era mala o incomible era simplemente que de verdad existia una costumbre muy alemanesca de reemplazar la comida caliente por el «pan con cosas».
Pan con cosas, si, así lo llamamos aquí en casa. Consiste en poner la mesa con platos y tenedores pero en vez de servir comida caliente sirven una gran bandeja con pan, tostadas y ponen mermeladas, margarina, embutidos, quesos etc.
Se podría decir básicamente que es como un segundo desayuno, porque luce muy parecido. En casa de mis suegros lo hacen mucho, generalmente desayunan muy bien, almuerzan rico y en la noche comen «pancito con cosas».
Es lo más sano, al menos cumple con la frase de:
«Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo»
Pero claro, a mi me costó un poco aprenderlo y las primeras veces admito que me quedaba tan hambrienta! En la noche me sonaba la barriga y me imaginaba mi puré con salchichas o mi ceviche con patacones 🙁
Pero el tiempo ayuda y ahora ya puedo decir con alegría que esa época ha pasado, ya he acostumbrado a mi estómago a cenar caliente o a comer solo pancito, le gustan ambas cosas y no se queja más.
Y bueno, es lo que tiene el convivir de dos culturas muy pero que muy diferentes. Por ejemplo ahora Markus ya no se asusta si de repente comemos puré con arroz y salchichas 🙂
Por supuesto que alguna vez me soltó su opinión al respecto: Arroz y puré NO PUEDEN IR JUNTAS JULIA!!!!! pero ya está, al final se los comió y  la mezcla no le resultó tan mala 🙂
Igual que yo aprendí a comer puré de papas y puré de manzanas al mismo tiempo, hum!!! una delicia y mezcla alemana muy común por cierto.
Lo que aún no logro que me guste del todo es la famosa comida de invierno aleman ahi si que sigo teniendo un serio problema. Todas esas legumbres y vegetales herbidos no me llaman mucho la atención y honestamente lo encuentro un poco repugnante pero bueno, siempre nos quedan las tortas, los embutidos tan variados y otras 10.000 cosas más por las que sí que se me cae la baba.
Como ésta por ejemplo, la sopita mentirosa:

Ya le digo así porque a simple vista se vé como una sopita aguachenta y sin sabor pero agárrrense de sus asientos porque un platito de esta sopa te calienta la barriga de una forma tan rica y especial.
Se suele servir mucho al menos es casi inevitable encontrarla como «entrada» en las grandes comidas como la de fin de año. Desde que llevo asistiendo cada Navidad la sirven y tan solo los que me conocen bien saben que yo soy la antisopa más antisopera del mundo mundial pero cuando probé esta sopita todas mis defensas antisopa se vinieron abajo.
Es pues, una sencilla pero riquísima sopa de pollo. Es super ligera, pero conlleva más trabajo de lo que uno se podría imaginar. Si ven los cuadraditos? Están hecho a base de una mezcla de huevo y las bolitas también llevan masa especial y lo más curioso es la forma en que cortan los vegetales. En Ecuador las sopas llevan su buen trozo de choclo, con su trozote de papa y zanahoria etc, pero en Alemania es lo contrario, todo debe estar herméticamente bien cortadito, pareciera que cada trozito de vegetal debe pasar por un control exhaustivo de 5 x5 cm para entrar en la olla, si mide más ya no sirve 🙂
Claro que estoy exagerando jajaja pero a simple vista de verdad que pareciera que es cierto! Y ahora mismo se me vino a la mente aquella vez cuando hice con todo mi cariño aquella sopita de queso para el marido y a penas le serví el plato lo vi levantarse para ir a ver un cuchillito y empezó a cortar cada cosa que estaba en su plato, me sentí tan mal y tuvimos la mega pelea jajaja pero allí esta.. un nuevo aspecto que asociar a nuestras diferencias culturales.
Otra cosa que  no podía faltar es el famoso: Apfelschorle!
Yo soy de la idea de que el Apfelschorle debería existir no solo en Alemania y las cercanías sino en todo el mundo, me parece una cosa tan sencilla pero tan rica y mucho menos dañina que las colas de sabores llenas de azúcar a las cuales estamos acostumbrados.
El Apfelschorle no es más que agua con gas con un chorrito de jugo de manzana de caja, o sea se podría decir que es agua con sabor 🙂
Pero es super refrescante y yo casi siempre que estoy en Alemania me lo pido. Claro yo no tomo cerveza pero para los amantes de esta bebida también existe una gran variedad Alemania  y algo que me dice que debe ser excelente.
Cuando lo pienso, de verdad me hace mucha gracia. O sea yo hablando de sopitas de pollo ricas? Si ya de por sí se dice que el matrimonio influye en ciertos cambios, en el caso de las que estamos casadas con extranjeros el cambio se siente aún mucho más.

Y ustedes también han sufrido o están sufriendo cambios drásticos? 🙂

Una Mini-sesión de Otoño ♥

Este fue un fin de semana con un día extra y por supuesto que había que sacarle provecho. Hacer largas caminatas, descubrir nuevos rincones, hacer muchas fotos y llegar a casa cansados pero contentos, eso es para mi un sinónimo de fin de semana otoñal. Ayer nos fuimos a un parque cerca de casa que tiene algo especial, dentro hay como un pequeño bosque con muchos árboles juntos y bueno, como este parque generalmente no suele estar muy lleno había que hacer una mini-sesión de otoño, sino no me llamo Julia 🙂
Que bueno que es tener un marido tan colaborador y que hace o intenta al menos hacer lo que le pido con la cámara. Eso si, hay que dejarle todo en autofocus, con el punto que quiero y con la luz lista porque sino luego de un par de intentos se me cabrea, ya lo conozco, empieza sonriente pero si le digo que enfoque aqui y allá y que baja la luz etc, entonces se empieza a poner trompudito y de que me sirve un marido asi? 🙂
Me encanta cuando nos hacemos fotos mutuamente, el tiene esta manera de retratarme que yo jamás haría y muchas veces cuando desde lejos le digo: «STOP!» ; el sigue haciendo click una y otra vez y lo más gracioso es que en esos clicks a veces por obra y gracia del espíritu santo, encuentro fotos tan simpáticas ♡

Vamos a dar un paseo mientras llueve!

Espero no ser la única que agarra la cámara para salir a dar paseos justo cuando empieza a llover. Es que no sé, para mi es super divertido e inspirador, a lo mejor será porque en Madrid no llueve mucho y por eso cuando llueve parezco niña de 5 años en parque acuático. Por supuesto que me da miedito sacar la cámara y que se moje y se dañe y no se que otras cosas, pero creo que más grandes son mis ganas de hacer fotos a la lluvia.
Eso sí, sacar fotos con una sola mano y con la otra sostener el paraguas es todo un desafío. Sobretodo porque mi cámara es de por si ya algo pesada y con el lente puesto (el lente pesa casi igual que la cámara solita!) entonces al día siguiente amanezco con dolorcitos inesperados 🙂
Pero quien me quita lo vivido? que disfruten de las fotos y que tengan un buen inicio de semana, con sol, con lluvia, con nieve, con lo que sea, pero sobretodo a sacarle provecho!

21 de Octubre del 2007.

Hay días que pueden cambiar nuestras vidas, a veces para bien como el día que sin imaginártelo conociste al que sería el amor de tu vida, pero también puede ser para mal, como aquel día que saliste de casa muy tranquilamente pero despertaste en un hospital con múltiples fracturas.
Son días que empiezan como cualquier otro día, hay un amanecer, un atardecer y un anochecer, la gente a tu al rededor actúa como siempre, van a sus trabajos, van en sus carros, las publicidades de la tele siguen su ritmo, todo parece tan normal. Los días que cambian nuestras vidas generalmente no suelen anunciarse aunque claro, a veces también hay excepciones.
Un día como hoy hace 6 años llegué a Europa. La foto que acompaña esta entrada representa de manera fiel lo que sentía en aquel momento. Por un lado, mi corazón se quedó, se quedó como estancado con los míos, se quedó en Ecuador. Al mismo tiempo ese mismo corazón aparecía entre las nubes recordándome que todo lo que estaba haciendo era por amor y cuando las cosas se hacen por amor usualmente son una buena señal.
Tan sólo 6 días después de mi llegada celebraríamos mi matrimonio. Y ahi estaba yo sentadita en aquel avión sobrevolando Europa, sintiéndome completamente nerviosa, con los ojos abiertos y sin poder dormir. Como iba a hacerlo? Era mi vida la que iba a dar un cambio radical.
Octubre o mejor dicho otoño no es la mejor época para hacer cambios de vida tan extremos, pero por supuesto que eso no lo sabía yo. Me refiero al frío maldito que senti cuando bajamos del avión, más bien me refiero a ese cambio de palmeras tropicales y sol implacable a ese viento europeo medio huracanado y esas lloviznas constantes que te ponen de los nervios.
Cuando ví su rostro todo se me olvidó. Era posible que hubiera crecido en el último año que no lo había visto? Mi Markus lucía tan nerviosito y alto, tan alto y rubio, siempre  me sorprendía lo alto que lo encontraba con cada nuevo encuentro. Incluso hoy en día cuando le toca irse de viaje por algunos días, a su regreso siempre pienso que le va a tocar agacharse para entrar en el departamento. Háganse la idea así como cuando Blanco Nieves entra a visitar a su enanita, bueno asi!
Increíble que «sólo» han pasado 6 años pero yo siento que he visto y vivido tanto. Es como si todo este tiempo hubiera estado viendo una película de cine independiente. Una película que a lo mejor no le gusta al público en general pero al fin y al cabo una que yo mismo he dirigido  y a la que he puesto mi banda sonora más rebuscada.

Que ingenua yo, luego de la despedida tremenda que tuve en Ecuador que ya me había dolido muchísimo (MUCHISIMO!) ahora días después de llegar a Europa tendría que enfrentarme a otra despedida igual de fuerte que la anterior o incluso peor. 
Como te despides de tus padres entonces? Como puedes ser capaz de dejarlos ir? tengo la respuesta porque lo viví en carne propia:  No se puede! 
Pero claro, en mi caso tenia un marido adorable que me abrazó todo lo más fuerte que podía ( aún no estoy muy segura de si me abrazó más para darme ánimos o más bien para que no saliera corriendo detrás de mis papás) y me habló y me dejó sola cuando lo necesitaba, porque supo comprender lo difícil que había sido para mi  atravesar dos despedidas tan fuertes en tan poco tiempo.
Ahora que lo pienso bien.. por eso el otoño es tan especial para mi.. por que marca un antes y un después. Al igual que las hojitas de los árboles que se que caen para mudar y renovarse otro año más, yo también  tenía que «mudar» a mi manera y por fin darme cuenta de que había tomado una decisión, una decisión de esas que simplemente te cambian la vida.

Maldita Endometriosis.

Llevo semanas dándole vueltas a la idea de escribir aquí en el blog sobre algo tan pero tan personal pero luego de todas las noches mal dormidas y cómo pueden leer en el título de éste post (que llevará sólo una foto representativa y mucho mucho texto) he decidido escribirlo todo, porque:

1) Creo que sería muy egoísta de mi parte guardármelo, si lo cuento y si llegas a este post, quizás te sientas identificada y mi experiencia te haga reaccionar a tiempo y busques ayuda.
2) Necesito sacarme todo esto de adentro. Y sí, lo he hablado con mi gente en Ecuador y con mis amigas más intimas pero para mí escribir siempre ha sido un tipo de terapia, así que aquí vamos…

En Abril de este año descubrí por primera vez en mi vida adulta lo que era un verdadero cólico de gases. Nunca antes lo había tenido, bueno supongo que de niña muchas veces lo tuve pero de adulta? Jamás!… de hecho estaba bastante orgullosa de que podía comer casi de todo. Aquella noche de abril, lo recuerdo perfectamente, me había comido unos faláfels (croquetas de garbanzos). Pensé que era muy raro, pero achaqué el cólico a los garbanzos que tienen mala fama a la hora de la digestión. Aquella horrible noche no pegué un ojo y estuve sollozando y retorciéndome hasta el amanecer. Pero pasó, seguí con mi vida y olvidé rápidamente aquel episodio.
Un mes después, nuevamente otro cólico, esta vez la culpa la tenía la leche condensada que había puesto encima de unas frutillas/fresas. Lamentablemente lo episodios de cólicos cada vez venían más seguidos y empecé a preocuparme, yo que hasta inicios de abril no sabía lo que era eso, empecé a buscar diez mil razones para mis síntomas… colon irritable, gastritis, incluso en mis noches en vela llegué a pensar en algún tipo de cáncer.
Llegó el verano y con él el viaje a Alemania para visitar a la familia, luego teníamos planeado ir a Copenhagen para asistir a la boda de un amigo. El día que viajábamos a Alemania ni bien llegamos a casa de mis suegros sabía que algo no iba bien. Empecé nuevamente con cólicos terribles, esta vez era incluso más fuertes los espasmos en la barriga. Me la pasé varios días tirada en la cama sin poder bajar, sólo iba al baño, el resto del tiempo estuve en cama adolorida. Tenía miedo de la parada en Copenhagen que aún teníamos que hacer porque honestamente yo no me estaba sintiendo tan bien. Al ver que los días pasaban y yo seguía igual, decidimos ir de urgencias a un doctor allí en Alemania y me recetaron alguna medicina que aplacó al menos por algunos días los síntomas y pudimos finalmente ir a la boda. Curada del todo no estaba, tenía miedo de la comida, porque todo lo que comía a las 2 horas me provocaba gases. Mi barriga empezaba a hacer sonidos muy extraños y altos, muy altos, no cómo cuando tienes hambre, eran sonidos diferentes, bastante aterradores la verdad. Así que dejé de comer normal y comía cosas según yo muy livianas, a veces ni eso era garantía para evitar los dichosos cólicos.
Recuerdo comentar esto con algunas amigas y conocidas y varias veces salía la palabra «lactosa» en las conversaciones. Tendrían razón acaso? Habría sido  un problema de la lactosa todo este tiempo? Estaba ya para ese entonces tan desesperada que decidí intentarlo. Un día salí y me enloquecí en las tiendas buscando y comprando alimentos deslactosados, me llevé por cierto una gran sorpresa al descubrir la cantidad y sobretodo la variedad de productos sin lactosa, hasta chocolates y nutellas existen!
Lo intenté y funcionó, al menos de momento, aún tenía algo de síntomas estomacales pero se habían disminuido bastante, pensé que había finalmente encontrado la causa. Estuve optimista mientras duró y ustedes se preguntarán… pero que tiene que ver todo esto que nos cuenta con la endometrisis?. Bueno, esto era solamente el preámbulo para el siguiente capítulo y el más doloroso.

ENFERMEDAD SILENCIOSA

A los 11 años recuerdo ir a bañarme y al quitarme la ropa interior ahí estaba, esa mancha color rojo oscuro, casi negro, me asusté, era eso lo que nos habían dicho que nos llegaba inevitablemente a todas las mujeres? Pensaba sería color rojo sangre pero claro, era sólo cuestión de tiempo, al día siguiente me «bajó». Inicialmente para mi la sangre misma y el uso de toallas sanitarias no era ningún problema, lo que sí era un gran problema eran los calambres que desde allí me acompañaron cada mes. Calambres que me hacían sonar la espalda y que a veces me despertaban porque se habían bajado hasta las piernas y no  podía hacer más que retorcerme de dolor. Una vez me dio uno muy feo mientras bajaba las escaleras en la casa de mis papás en Guayaquil. Mi mamá que me estaba hablando desde la cocina se asustó porque no respondí y cuando fue a verme encontró un fantasma, era yo, pálida y agarrada con todas sus fuerzas al pasamanos. Subió corriendo a ayudarme y juntas bajamos hasta el sofá donde pude finalmente recostarme un rato. Mi hermana mayor sufría de lo mismo cada mes, dolores horribles, sudores, calambres, retorcijones…era ya una costumbre tener en nuestras mesitas de noche un par de analgésicos.
En mi caso, a parte de todos estos dolores mencionados arriba, había uno que me parecía un poco extraño, siempre siempre el primer día de la regla cuando me tocaba ir al baño para hacer la 2, me dolía horriblemente, me dolía hasta el punto de casi perder la consciencia por un ratito. Recuerdo agarrarme al lavamanos cercano y entregarme al dolor inhumano cada vez que tenía que ir al baño. Alguna vez lo comenté a mi mamá y hermana y me decían que era raro, que a ellas no les daba así de feo pero claro, cada mujer es distinta. En aquel tiempo el internet era muy intermitente así que no se podía investigar como ahora, así que me quedé con la idea de que sí, probablemente yo era diferente y a mí los cólicos se me manifestaban por ese lado. Nunca más lo volví a comentar y seguí con mis dolores insoportables cada vez y con mis analgésicos salvadores.
Pasó el tiempo y conocí a Markus, nos enamoramos y bueno estuvimos así hasta que decidimos casarnos y justo antes de irme para Europa decidí ponerme un par de implantes subdérmicos (anticonceptivos). Markus estaba terminando su doctorado, yo tenía toda una vida por delante, necesitaba aprender alemán, buscarme un oficio, etc. Simplemente la idea de tener hijos no estaba en planes, al menos no durante los próximos 5 años que era lo que duraban mis implantes subdérmicos. Este método anticonceptivo, parecía perfecto, no tenía que andar tomando pastilllitas cada día, porque seamos honestas, con mi mente de pollo, posiblemente me hubiera olvidado de tomarla muchas veces. Y sí, en efecto, me fue genial! No tuve síntomas secundarios, de hecho se me quitaron los dolores de cabeza, tampoco subí de peso, lo único es que me empezó a dar mucho acné, yo siempre tuve algo pero ahora era aún más, sobretodo en la zona de la barbilla, me salían unos granos inmensos y dolorosos.
Pero sinceramente prefería eso y estar a salvo de los cólicos menstruales, de los cuales estuve a salvo durante todos esos 5 años, dolor al hacer la 2? nada, nada de nada, yo era feliz, algún dolorcillo fantasma por ahí, alguna cistitis por allá pero cólicos menstruales no. Y así pasaron los años y llegó el tiempo de sacármelos, para ese entonces ya vivíamos en Madrid y Markus tenía un trabajo fijo y yo había por fin encontrado algo que hacer con mi vida, hacer fotos para vivir (o es vivir para hacer fotos?).
Después de varios años solos como esposos, uno empieza a enamorarse de esa vida tranquila, de los viajes, de las comidas afuera, de las siestas los fines de semana y aunque de joven siempre había pensado que quería tener hijos pronto, poco a poco la idea de alguna forma se me iba desvaneciendo. Lo hablamos con Markus y decidimos que lo intentaríamos. Mi idea era: Si se da, pues chévere, bienvenido! Pero si no se da, pues igual, seguir con nuestras vidas.
Cómo íbamos a darle un intento decidí obviamente hablar con mi ginecóloga en España y hacerme todos los exámenes para poder empezar a buscar bebé. No voy a negar que si era decepcionante cada vez ver el negativo en el test de embarazo. Que me relajara me decían, que deje de pensar en el tema me decían… son frases que se repiten una y otra vez a las que están buscando… yo las odiaba por cierto, porque cómo olvidarte del tema si te lo recuerdan a cada momento? Si no es en la tele, es en alguna conversación familiar o en algún cartel publicitario del centro comercial o cuando bajas y ves al recién nacido de tu vecina…Es simplemente imposible no pensar en ello.
Meses después sin tener éxito decidí volver a la doctora y mencionar mis fuertes dolores a la hora de la ovulación. Eran dolores que no me dejaban a  veces ni levantarme de la cama. Era normal eso? O sea no se supone que los días de la ovulación es cuando uno está más fértil y sexual? Cómo demonios iba yo con esos dolores a tener siquiera ganas de acostarme con mi esposo? Me parecía que algo ahí no estaba calzando del todo… pero siempre obtuve la misma respuesta: Tómese un analgésico si tanto le duele, deje de quejarse y acuéstese con su marido.
En Madrid incluso le hicieron un exámen a mis trompas de falopio para saber si eran permeables. Sino sufres nada de esto y estás leyendo todo esto sólo por curiosidad, pues te digo que las trompas son como dos sorbetes/pajitas por los que cada vez viajan los ovocitos que fabricas cada mes y también sirve para transportar los espermatozoides y bueno para no enredarte, la cosa es que estos tubos o conductos que son las trompas en sí, deben estar libres porque si están taponados no te vas a quedar embarazada nunca.
Y claro, el examen dio los resultados que esperábamos, eran permeables y estaban fantásticas y sanas. Entonces cual era el problema? Recuerdo aún la voz de la doctora diciéndonos en la consulta que nosotros éramos el típico ejemplo de pareja sana y joven con razones desconocidas de infertilidad!
Genial, pero y ahora? Qué sacábamos de todo esto? Pues nada, había que seguir intentando, para todo esto, llegó la oportunidad de mudarnos a Viena, así que por un tiempo fui feliz y no pensé en nada más que en la mudanza y en la nueva ciudad que nos esperaba. A lo mejor intrínsecamente es una de las razones por las que amo tanto Viena, porque fue como un bálsamo para mí en esos tiempos en los que estaba algo decepcionada de la vida y de todo.
Pero claro, nuevo departamento, nueva vida, nuevos doctores. Nuevamente tocaba buscar ginecóloga y ponerla al tanto de todas mis dolencias y de nuestro plan de ser papás en algún momento. Voy a ser sincera, pensaba que esta vez la ginecóloga sería más atenta y se tomarían más en serio mis dolores, tenía estudiado ya todo lo que iba a decirle en alemán, me había anotado incluso las palabras difíciles para no meter la pata y por si  no fuera poco me fui llevando al marido para que me de una manito y explique también algo él. Pero fue exáctamente lo que me temía, no me sentí para nada a gusto, la consulta no duró ni 5 minutos y por más que yo intenté convencerla de que me dolía muchísimo durante los días de ovulación volví a obtener la misma respuesta: Tómese un analgésico y acuéstese con su marido. Desinstale las apps de fertilidad de su teléfono y olvídese del tema y verá que sale embarazada. Ha sido un gusto, que le vaya bien… SIGUIENTE PACIENTE!
Pasaron los años y decidimos visitar una clínica de fertilidad. Obviamente para ese entonces yo ya estaba no cansada sino harta del tema del embarazo, hablé con Markus y le dije que a lo mejor nuestro destino no era ser padres, simplemente tras años de búsqueda una se queda como sin ganas ya, al menos a mí me pasaba y me pasa aún que siento que ya he llegado al límite y que ya no quiero saber más del tema. Pero entonces me convenció de ir a una clínica de fertilidad aquí en Viena. Sólo para una charla y ver cuales eran nuestras opciones. Acepté…y claro teniendo en cuenta nuestro historial y sabiendo lo «sanos» que estábamos decidimos irnos por la opción más fácil, una simple inseminación. Una inseminación que no dio resultados por supuesto pero para la cual igual tuve que meterme un coctel de hormonas y pasar por varios citas ginecológicas. En uno de los chequeos hace unos 3 meses la doctora de la clínica me dijo que había visto como un pólipo cerca del útero. Qué probablemente no era nada, pero igual antes de empezar cualquier nuevo tratamiento sería bueno sacarlo o al menos hacer un examen más detenido.  Si recuerdan el intro de este post recordarán los episodios de cólicos de gases, así que pensé: Ah! A lo mejor el pólipo tiene algo que ver con esos síntomas raros!….pobre inocente yo.
En aquél momento aproveché también para hacerme un eco en la zona del estómago y todo salió ok, salvo por unos miomas que descubrieron, lamentablemente con ésta técnica no se puede ver con mucha exactitud y me dijeron que haga una cita en algún hospital/clínica, dónde pudieran verme y examinarme mejor. Todo esto se cuenta en menos de tres líneas pero entre sacar citas, esperar, etc etc el tiempo pasa y cuando nos dimos cuenta ya empeza el otoño. Pero llegó el día de la cita y la doctora que me hizo el eco vaginal me preguntó por primera vez en mi vida algo que me hizo abrir los ojos como huevos fritos: Te duele mucho cuando vas al baño a hacer la 2 y cuando estas ovulando?
Ustedes ya saben la respuesta que le di, entonces ella mientras veía en la pantallita me dijo algo que llevaba literalmente años esperando escuchar: Todo suena como un claro caso de ENDOMETRIOSIS.
Estuve a punto de llorar, porque por primera vez en la vida, una doctora que ni siquiera era mi ginecóloga me preguntaba realmente cosas importantes y parecía comprender y sobretodo creer que todos los síntomas que yo le describía no eran invenciones mías… eran reales, reales y muy muy dolorosos.
Se programó una intervención laparoscópica para finales de octubre, allí quitarían el pólipo y verían el estado de mis trompas de falopio, que según la ecografía vaginal mostraba un cierto deterioro en la trompa izquierda, pero como repito, para estar completamente seguros el único camino es abrir y meter una cámara (operación laparoscópica).

LA OPERACIÓN O LAS OPERACIONES

Mi primera operación fue cuando tenía 20 años o así, ni me acuerdo bien, era un nódulo que apareció en uno de mis senos y se hizo con anestesia local y a los 3 días a parte de la cicatriz no me dolía nada. Pero ahora sería una operación de verdad, tendría que internarme en el hospital, dormir allí y sobretodo habría anestesia general. Para mí la palabra anestesia está conectada a mi abuela materna, que nunca llegué a conocer porque murió justamente después de un procedimiento ginecológico dónde le quitaron toda la matriz. Ella estaba entrando en la menopausia y tenía sangrados tremendos y los doctores le decían que su única salida era quitarse todo, lamentablemente no vivió para contarlo y murió a los 40 y pico de años. Por todo esto y cómo comprenderán yo ya había inconscientemente desarrollado un miedo latente a todos estos tipos de procedimientos quirúrgicos. La noche antes de la operación me dio un ataque de ansiedad y cuando Markus fue a verme al hospital lloré como nunca había llorado en toda mi vida, tenia miedo, a quién quiero engañar, en realidad estaba muerta de miedo.
Por la noche antes de dormir me dieron un calmante y bien tempranito me despertaron, me pidieron me pusiera la bata típica de hospital y unas medias antitrombosis, me acosté en mi cama y a las 8 en punto vino un enfermero a llevarme a la sala de operaciones. Recuerdo entrar al quirófano en mi cama y ver a todos caminando, hablando con acento austríaco, que muchas veces no entiendo… luego un hombre con mascarilla se me acercó y me puso algo en el suero que tenía en el brazo y entonces aunque eran las 8 de la mañana me dijo: Buenas noches….
Intenté contradecirle y decirle buenos días pero ya era tarde, la anestesia había hecho efecto y luego recuerdo abrir un poco los ojos y darme cuenta que estaba ya en la sala de observación. Recuerdo vagamente que en algún momento entró un doctor y una doctora/enfermera (?) y se acercaron a mi camilla y el doctor me habló muy de cerquita para que pudiera oírle y entenderle y me dijo que habían sacado el pólipo y que todo había ido bien y que la buena noticia es que podría irme al día siguiente ya directo a la casa, la mala noticia es que necesitaría una segunda operación. Yo aún bajo los efectos de la narcosis sólo sonreía como estúpida y logré decirle que si podría repetir todo esto luego cuando mi esposo estuviera presente…y el dijo que por supuesto que mañana vendría a verme y hablaríamos todos. Luego recuerdo  la voz de Markus en el pasillo preguntando si podía verme aunque sea un ratito. Le dejaron entrar y se acercó a mí, cuando intenté hablarle no pude, porque mi garganta estaba destrozada, al parecer el entubamiento había sido difícil y no habían podido evitar hacer mucho daño en la garganta. Cuando respiraba parecía que tenia un pequeño demonio en el pecho y toser recién operada no es nada gracioso, créanme. El tiempo en la sala de observación se alargó porque al parecer mi presión era alta, muy alta y querían tenerme controlada, así que recién me llevaron al cuarto sobre las 5 la tarde.
Poco a poco fui despertándome más y me enteré que mi operación había sido bien cortita, había durado sólo 1 hora, pero nos enteraríamos más cuando viniera el ginecólogo/cirujano que me había operado el día anterior.
Estaba algo nerviosa esperando, pensaba que a lo mejor había entendido mal, que a lo mejor ya estaba todo arreglado, pero entonces entró y mis peores pesadillas se hicieron realidad, nos contó en detalle que la operación había sido corta porque sólo sacaron el pólipo pero que en realidad todo allí abajo estaba plagado de endometriosis, era tanta tanta que no pudieron hacer nada, era cuestión de una segunda operación, que mi trompa de falopio izquierda estaba casi deformada por la endometriosis y que mis ovarios incluso estaban comprometidos porque estaban todos pegados, la endometriosis habia incluso atacado a mi vejiga y a mi intestino.Sé que es difícil de hacerse una idea, pero imagínense que con cada menstruación parte de la sangre que debería salir se queda como atascada a las paredes del útero y todos los órganos que están cerca: trompas, ovarios, vejiga, intestinos, estómago, a veces y en casos realmente extremos puede llegar hasta los pulmones y el corazón. Esta sangre que no sale con los años se hace como una gran telaraña sangrienta y pegajosa que va pegando y deformando todo a su paso. Y exactamente ese era mi caso. Justo antes de programar la siguiente operación me hicieron nuevamente un eco vaginal con maquinas que en realidad usan para cosas de maternidad dónde se ve más claro ciertas partes del aparato reproductor femenino. Tenían que apretarme justo ahí dónde tenía las heridas fresquitas de la reciente operación, pero no me importó tanto, lo importante es que por fin todo tenía un nombre y que mis episodios de cólicos de gases no era más que un grito desesperado de mi intestino para decirme que algo no iba bien.
Hace dos semanas llegó la segunda operación. Estaba un poco menos nerviosa porque ya sabía un poco cómo sería todo, aunque el doctor si me advirtió que la recuperación tardaría un poquito más, además tendrían que cortar un poco de vejiga que ya estaba muy dañada por la endometriosis y por eso debería llevar un catéter durante los 7 días posteriores a la operación. En la primera también tuve un catéter para la orina, pensé que era cool porque ni siquiera tenía que levantarme en la madrugada a orinar y se lo mencioné a Markus y nos reíamos porque decíamos que era muy práctico, claro, al día siguiente de la operación me lo quitaron y todo perfecto…pero no había reparado mucho en la idea de realmente tener que llevar el catéter 7 días después de la operación.
Esta vez la operación tardaría 3 horas, iban sobretodo a limpiar lo que más pudieran de endometriosis, además intentarían salvar la trompa izquierda, cortarían un pedacito de vejiga, sacarían 7 miomas, 2 de ellos de tamaño considerable y además intentarían despegar mis intestinos de toda esa masa endometriosica que me tenía con cólicos desde abril de éste año.
Desde el inicio me dí cuenta que esta segunda operación no se parecía a la primera, de hecho ya a las 5 y media de la mañana entró una enfermera a ponerme un como supositorio que contenía mucho líquido, al inicio dije que me lo ponía yo solita, por Dios que vergüenza que una extraña te meta algo por ahí atrás pero estaba yo tan nerviosa que la dejé a ella hacerlo, me dijo que intentara aguantar lo que más pudiera antes de ir al baño, este procedimiento se hace porque necesitan tener vacío los intestinos a la hora de operar. Lo de aguantar no se me dio muy bien y a al minuto y medio fui corriendo al baño y entre retorcijones y lágrimas vacié todito mi intestino. Luego nuevamente ponerse bata de hospital y medias antitrombosis y esperar, esperar hasta que a las 7.30 vinieron a verme para llevarme al quirófano. Esta vez había más gente con mascarillas caminando aquí y allá y esta vez la anestesia hizo más rápido su efecto, de hecho ni me acuerdo cuando me quedé dormida. Desperté sobre las 3 de tarde en la sala de observación. Abrí los ojos y estaba super mareada, mucho más que la primera vez, quería tener los ojos cerrados pero el sonidito espantoso de la máquina que toma la presión me despertaba a cada rato. Porqué estaba tan mareada? Al menos intenté decir algo en voz bajita y mi garganta aunque adolorida no parecía tan desgarrada como la primera vez. Entonces llegó el tiempo de las visitas y por fin pude ver a mi Markus, le dije que estaba súper mareada y me dijo que era normal, había estado anestesiada varias horas… cuantas exactamente le pregunté y me dijo que habían tardado lo doble de lo que al inicio pensaban que tardarían… había estado nada menos y nada más que 6 largas horas en el quirófano!

POST OPERATORIO, CATÉTER Y DEMÁS INFECCIONES

Si saben cómo es un procedimiento laparoscópico sabrán que se hacen varias pequeñas muy pequeñas incisiones en la parte del vientre, en mi caso tengo dos una de cada lado, además una un poquito más grande justo encima del pubis y otra justo dentro del ombligo, que es por dónde meten la cámarita. En este tipo de operación se llena primero la zona pélvica de aire, mucho mucho aire, hagan de cuenta que están inflando un globo, bueno así, esto se hace para que los doctores tengan mejor acceso a la zona y puedan operar más fácilmente. Al finalizar la operación sacan el aire o lo que más pueden de el y cierran y cosen las pequeñas heridas. El problema está en el aire que se queda, aunque parece poco este se suele colar por ahí y a veces sube a lugares extraños y suelen darte unos fuertes cólicos de gases acompañados de dolores en los hombros, dolores muy feos. Para los dolores de los gases en los hombres recomiendan masticar chicle, al inicio pensé me estaban tomando el pelo pero luego de masticar el segundo chicle sí que notas una diferencia. Mi problema realmente era la hinchazón de la barriga, cómo lo tuve también en la primera operación no me preocupé mucho y seguí las recomendaciones de caminar un poco y tomar muchos líquidos, el primer día post operatorio tenía esperanzas y parecía recuperarme bien.  Sin embargo por la tarde empecé a sentir unos calambres muy extraños en el barriga, estos con el pasar del tiempo se incrementaron y cuando llegó la noche yo estaba delirando en la cama del hospital, retorciéndome de dolor, llorando, era tanto el dolor que no podía ni quería abrir los ojos. El horario de visitas es de 4 a 8pm, así que Markus tuvo que irse y dejarme ahí retorciéndome, eso sí pidió encarecidamente a la enfemera de turno me dieran algún tipo de infusión /suero para el dolor. Mientras el suero bajaba y entraba directo a mi vena mis dolores casi desaparecían, pero esto duraba sólo durante el suero luego todo empezaba de nuevo, sentía que me moría del dolor, a los dos días de la operación la situación continuaba más o menos igual, las enfermeras me dijeron que tenía que empezar a pensar en hacer la 2 si es que quería irme a casa pronto. Pero nada, estaba estreñida y los calambres de estómago continuaban, la comida del hospital ya saben como es, mala y desabrida pero bueno, antes solía aunque con asco comerla, pero ahora hasta el simple olor del tomate me daba un asco terrible, no podía comer nada, aquel segundo día post operación Markus me habló fuerte y me dijo que tenía que comer algo, entre lágrimas y arcadas logré comerme un yoghurt natural que sabía horripilante pero que a los 10 minutos me hizo ir al baño, lastimosamente no con los resultados esperados. Tenía diarrea ahora y llegó así el tercer día post operación y yo seguía en el hospital con calambres esporádicos y diarrea. Pero me decían que en parte era normal, claro, habían tocado todo ahí abajo y probablemente mis intestinos estaban aún algo resentidos. Aún pese a las protestas del doctor y mis ruegos me dieron finalmente el alta y me vine a casa, cargando siempre en la mano con mi catéter de orina. Poco a poco me iba dando cuenta que llevar un catéter no era ningún chiste, al contrario, es la cosa más incómoda del mundo. En las mujeres los catéter funcionan como una pequeña bombita que se infla dentro de la vagina, no puedo explicarlo exactamente porque no soy doctora pero así es como se siente, cómo si llevaras un pequeño globo metido ahí abajo las 24 horas de día. Bañarse, sentarse, acostarse, caminar, todo era un suplicio, a parte sin contar con las heridas y el dolor de la operación en sí.  El sábado por la tarde empecé otra vez a sentirme mal, con calambres y esta vez la cosa empeoró, empeoró tanto que a la 1 de la mañana yo estaba casi sin poder pronunciar palabras cuerdas y retorciéndome cada 2 minutos en el sofá. En la noche sólo había tomado una sopita que Markus me había hecho… pero a las 3 de la mañana y casi me doy un golpecito en la espalda por ser tan precavida aún en este estado, le pedí a Markus me trajera una bandeja grande… lo presentía… y con razón, poco después logré agarrar a tiempo la bandeja y vomitar con una fuerza que no me la esperaba, vomité la sopa por la boca y la nariz, no una vez, sino varias veces, siempre con una fuerza tremenda. Imaginen la escena: Mujer recién operada, con catéter y diarrea, con calambres que la dejaban casi si poder hablar del dolor y vomitando como en las escenas mas terroríficas de la niña del exorcista. Markus asustadísimo, llamó al servicio de urgencias de la ciudad de Viena. Este servicio te manda un doctor y enfermero a casa en poco tiempo para revisarte y ver como pueden ayudar. Así que las 4 am me estaban inyectando en el sofá de mi casa algo para el dolor intenso y me mandaron medicina cómo para una infección estomacal. Sobre las 6 am recién pude dormir algo, a las 9 me desperté y aprovechando que aun estaba bajo influencia de la medicina intenté ducharme y quitarme ese olor horrendo a sudor y vómito. El domingo por la tarde Markus empezó a sentirse mal, diarrea también… así que estaba claro, ambos habíamos probablemente agarrado una infección estomacal, en mi caso un muy pero que muy mal momento para tener una infección. Menos mal Markus no la agarró tan feo, así que se medicó rápido y ambos empezamos con dieta estricta. Pero yo aún seguía con mi catéter y créanme tener diarrea y un catéter no es una buena combinación, así que pasó lo que tenía que pasar… me dio una infección a las vías urinarias. El catéter me lo sacaron a los 8 días pero inmediatamente al día siguiente empecé con ardores y molestias… así que me mandaron antibióticos, que en teoría deberían ya haberme sanado pero aun después de 3 días de terminado el tratamiento sigo con molestias, así que supongo tocará esperar y seguir bebiendo té de hierbas asquerosas hasta que la vejiga vuelva a la normalidad. 

PENSAMIENTOS FINALES

Cuando pienso en todos estos años de sufrimientos y en todas estas doctoras que nunca se tomaron mis dolores y quejas en serio me entra mucha rabia, a veces me siento a llorar y lloro hasta que ya no me quedan lágrimas.. Pienso en que sí hubiera hecho esto, en que si a lo mejor hubiera insistido más de lo que ya había insistido, pero está claro que con los «Y sí…»  no ayudo a nadie, lo pasado, pasado está. Pensar que todo se dio por la infertilidad desconocida, que en realidad siempre debió ser «reCONOCIDA» y que probablemente me hubiera quitado años de decepciones y lamentos. Que si hice todo esto para por fin quedarme embarazada? No lo creo, creo que todo empezó con la idea de tener un bebé si, pero poco a poco me fui dando cuenta que en realidad la principal razón era mi salud, mi calidad de vida… que se estaba viendo gravemente afectada ya por muchos años y que en este año se empeoró notablemente. Pero no todo fue malo, también conté con golpes de buena suerte, como cuando encontré los doctores de la Clínica de Mujeres Semmelweis que fueron los primeros que creyeron en mí y se tomaron todo en serio. Y sí, fue una suerte toparme con el doctor Jens Kumposcht, que justamente es especialista en endometriosis y el cual me hizo sentir confianza en que todo saldría bien y respondió a cada una de mis preguntas y se aguantó cada una de mis impertinencias y mis malas caras. Probablemente si no hubiera encontrado a estos profesionales aún estaría creyendo que tengo una intolerancia a la lactosa o algún problema del colon.
Mi trompa de falopio izquierda después de la operación sigue ahí, probablemente no sea tan sana como la derecha, incluso puede que no funcione del todo pero al menos lograron salvar los ovarios y sobretodo limpiaron los años y años de endometriosis silenciosa y dolorosa que pasé. Según el doctor, ahora tengo muchos chances de quedar embarazada de formal natural…lo cual de cierto modo es un alivio, pero mientras tanto tengo 6 meses de vacaciones de menstruaciones y dolores y embarazos ya que estoy tomando la píldora anticonceptiva que en mi caso es súper importante para evitar que la endometriosis regrese, porque ah si, me había olvidado de ese pequeño detalle… la endometriosis NO tiene cura. Puede regresar una y otra vez y con cada sangrado menstrual crece y crece. Qué pasará después de esos 6 meses? Pues no sé, la verdad no sé. Puede que los pocos deseos de querer ser madre se hayan esfumado del todo y decida que no quiero tenerlos y siga tomando la pildora forever, pero también puede que le dé un intento al destino. Como ya lo dije arriba, si se da chévere y si no se dá entonces así será.
Para mí ahora lo más importante es mi salud, volver a vivir una vida sin dolores, será casi como volver a nacer!

MI CONSEJO PARA TI:

Si has terminado de leer todo esto, primero te felicito, luego si lo has leído porque realmente te interesa y porque te sientes identificada o a lo mejor conoces a alguien que puede interesarle mi relato, te pido encarecidamente lo pases a quien lo necesite, recuerda que la Endometriosis existe, que es real, que no es un invento y que no estás loca y tus dolencias son tan reales como tu reflejo cada mañana en el espejo. Si tu hermana, madre o abuela ha tenido problemas parecidos es muy probable que sufran de endometriosis, existen varios niveles, el mío era claramente un nivel avanzado pero si eres mucho más joven que yo y cada mes sufres muchos dolores y sientes cosas extrañas a mediados del ciclo, o si sientes como una cistitis que finalmente se va milagrosamente o si tienes dolores horrendos cuando vas al baño o sangrados esporádicos o dolores al tener relaciones sexuales… créeme cuando te digo que todo esto NO ES NORMAL. No dejes que te receten un analgésico como si fueran caramelos. La endometriosis es algo muy muy serio, insiste, investiga, lee, infórmate, no te quedes con un sólo diagnóstico, busca ayuda de especialistas y vuelve a dormir tranquila en caso de que no la tengas y si la tienes y te la diagnostican toma medidas urgentemente, no dejes pasar el tiempo y que conste que no estoy hablando en este momento del famoso reloj biológico, estoy hablando de tu salud, de tí, sólo de tí.

 

Pd: Gracias al amor de mi vida, por ser siempre tan paciente, por ir a verme al hospital, por darme de comer en la boca, por llorar conmigo, por maldecir conmigo, por darme ánimos y por nunca nunca dejarme sola. Te amo y has demostrado que no estás sólo en las buenas…

Dubrovnik.

Pueden creer que recién ahora me doy cuenta que jamás escribí aquí en mi blog sobre este viaje?

Soy pendeja eso está claro, pero a veces hasta yo mismo me asombro de lo despistada que soy. Iba a hacerlo sólo subiéndo fotos pero creo que el viaje si se merece un post. Así que les voy a contar un poquito que tal nos fue, que fue lo mejor y qué fue lo peor que vivimos en DUBROVNIK!

Voy a empezar siendo honesta. Yo no sabía nada pero nadita de nada de Croacia, para mí era como un lugar remoto por ahí en el mapa, bien escondido, otro dato para comprobar que en efecto, soy bien pendeja jajaja. Pero bueno, el caso es que cuando nos mudamos a Viena, entre las primeras actividades que hice fue asistir a un curso de alemán, por supuesto, para retomar mis olvidados conocimientos, que por cierto, después de la clases tampoco es que se hayan mejorado mucho. Pero que me desvío, lo que les estaba contando es que en este curso conocí como siempre a mucha gente de otros lados y para sorpresa mía, tenía muchos compañeros/as de Croacia. Así fue que descubrí que Croacia no está tan lejos como yo pensaba, de hecho la razón para tener tantos compañeros croatas en clases es porque queda cerquita pero cerquita, de hecho tan cerquita que Dubrovnik está sólo a 1 hora en avión desde Viena. Incluso mi compañera que se sentaba al lado y que por supuesto, era de allí se iba de vez en cuando los fines de semana a Zagreb, la capital. Ella me contaba que el  viaje en bus sí toma su tiempito pero para mí que estoy acostumbrada ya desde que vivía en Ecuador a viajar 7 horas para llegar desde Guayaquil a Quito pues tampoco es que se me hacía demasiado.

Para todo esto, yo soy de las millones de personas que ven Game of Thrones. Y me gusta andar leyendo todo lo relativo a la serie etc..así que cuando descubrí que uno de los escenarios reales que habían usado quedaba nada menos que en Croacia la decisión de adonde ir de vacaciones quedó resuelta rapidísimo. 

Conseguir hospedaje en estos lugares de playa y tan turísticos no es fácil pero finalmente reservamos un hotel para pasar unos días, el hotel no quedaba en Dubrovnik mismo (menos mal!) sino a unos 15 / 20 minutos en barco siguiendo la costa, exactamente en un lugar llamado Mlini. Allí se concentran muchos hoteles, resorts, restaurantes etc. 

Después de pasar la euforia de haber conseguido hospedaje y pasajes recién me senté a pensar que íbamos a un lugar con playa… y esto me llevó a pensar en lo que eso conlleva: Humedad, calor, sol extremo, poca sombra, etc etc. Pero bueno, todo ya estaba pagado así que echarnos para atrás no era una opción, además me había puesto a ver fotos del lugar y realmente se veía precioso.  

A penas aterrizamos el calor nos envolvió, pero claro, en el taxi camino al hotel una vá fresquita, luego en la habitación del hotel obviamente había aire acondicionado y además teníamos unas vistas divinas, así que a parte del calor inicial nos invadió la alegría de haber llegado y de estar allí.

Por cierto, éstas eran las vistas desde nuestra habitación! (Fotos del iPhone)

Así que emocionados nos bañamos en bloqueador y nos pusimos nuestras ropas de playa, que raro se me hace a mí vestirme para el verano, pero había que aprovechar la brisa marina decía mi esposo, así que decidimos salir a dar nuestro primer recorrido por el lugar, además que teníamos hambre y había que buscar sitio dónde almorzar. Ojalá hubieran visto nuestras caras cuando las puertas de vidrio del hotel se abrieron y dimos los primeros pasos… el calor era literalmente insoportable.  Luego de 2 minutos con la frente llena de sudor y con goterones grandes bajando por mi nuca lo único que anhelaba era volver a la habitación YA!

Pero respiré, intenté tranquilizarme y darle un tiempo al cuerpo hasta que se ambiente un poco al clima… 15 minutos más tarde la brisa marina seguía sin aparecer y mi apariencia habrá sido como las de esas escenas de mujeres parturientas que a veces exageran en las películas. Sólo que en mi caso, no estaba pariendo nada, estaba simplemente caminando jajajaa y ojo, caminando lento para no sudar aún más.  Como era verano pues el sol se ocultó bastante tarde y recién hubo algo de brisa a las 10 de la noche y Mlini en sí es súper chiquito, algunos restaurantes y sobretodo lo que más ocupa terreno son los hoteles. Hablando de restaurantes, ese primer día comimos pizza! Sí ya sé, pero créame que al primer: Qué te parece si comemos aquí? Yo respondí que sí efusivamente porque lo único que quería era una sombra, agua helada y comer. Así que al menos me pedí una pizza de mariscos que estaba bastante aceptable.

Para el día siguiente ya teníamos tickets para subirnos a un barco que nos llevaría a Dubronik, a lo mejor quien sabe allí no hacía tanto calor o había más brisa. Al menos esos fueron mis pensamientos mientras íbamos en el barco, ahí sí que estaba rico, el viento, el agua, todo se veía tan bonito, las montañas cercando la costa, de verdad llegué a pensar que a lo mejor en Dubrovnik a lo mejor haría un poquito más  de viento. Pues no van a creerlo pero a penas nos bajamos descubrimos aterrorizados que hacía incluso más calor que el día anterior en Mlini!!! 

Qué hacer si tienes delante de ti una ciudad totalmente desconocida, que dicen que es impresionante pero al mismo tiempo estás sudando a mares y además hay millones de grupos de turistas caminando por todos lados? Pues nuevamente armarte de valor, sacar el abanico y empezar a caminar. Cada 3 o 5 minutos me detenía en una sombrita para secarme el sudor y para maldecir internamente ( y a veces no tan internamente) el calor de los mil demonios. Ah no vayan a creer que Markus adora el calor, eh? No no, nada que ver. Sólo que el se detenía cada 10 minutos y no cada 5 como yo jajajaja

Entre gota y gota de sudor que me caían por toda la cara logré descubrir que sí, Dubrovnik es precioso, aún con ese sol asqueroso, aún así de lleno, empecé a fantasear con la idea de regresar en invierno, cuando las temperaturas son casi primaverales y no hay tantosss turistas. Supongo que era el calor que ya empezaba a cocinarme el cerebro, pero varias veces estuve a punto de ponerme a llorar de lo desesperada que estaba jajajaja

Decidimos subir y recorrer la muralla que rodea la ciudad, porque había leído que las mejores vistas se tienen desde allí así que lo hicimos una hora antes del atardecer. Tenían razón, las vistas son espectaculares, por unos momentos mientras hacía fotos logré no quejarme tanto, o sea igual me quejaba todo el tiempo pero me refiero, no tantooo como cuando estábamos abajo. Por cierto, en Dubrovnik hay muchas callecitas angostas por las que tienes que subir escalones, no 3 o 5 escalones, me refiero escalinatas de más de 30 o 40 escalones.. ahora imagínense con ese bochorno y ese calor… yo es que cada vez que me topaba con una callecita así primero me mojaba la cabeza con agua y luego me daba un par de cachetadas para darme valor 🙂

Ahora que lo pienso bien, no sé exactamente cómo hice para sobrevivir eso, de verdad, y sobretodo no sé como hice para no sólo sobrevivir sino además documentarlo a través de fotos! Yo creo que una de las razones principales para tal milagro fue la comida del restaurante en Mlini que descubrimos el segundo día.

El restaurante en sí, no era muy lujoso, más bien sencillo, con grandes ventiladores encima de las mesas, con un gran balcón eso sí con vistas al mar. Markus se pidió un pescado frito y yo lo mismo sólo que fileteado. Uno sabe que la comida está deliciosa cuando te sirven y no hay tiempo ni para fotos de instagram ni para hablar. Simplemente comer y comer. Nos mirábamos y sonreíamos, que comida! Creo que no había probado una comida tan rica en Europa en mucho mucho tiempo, yo siempre ando comparando la comida ecuatoriana con la de otros lados y déjeme decirles que esta de Mlini se estaba codeando con lo mejor de lo mejor que puedas comer en Ecuador. Luego de esa comida es obvio que volvimos allí a almorzar o cenar todos los días que nos quedaban. 

bueno finalmente si hubo tiempo para una foto al menos 🙂

Al tercer día decidimos salir a la playa, nos agarramos unos parasoles y unas bancas y estuvimos allí toda la mañana, eso sí desde bien tempranito para aprovechar que no hacía el calor horrible del mediodía. Una de las cosas que me llamó la atención fue el mar adriático. Sus aguas cristalinas, sus olas bajitas y que casi no hay arena sino todo es como piedritas.. pero si tuviera que quedarme con un solo recuerdo ese sería el color del agua. Es simplemente bello!

Honestamente ya no se que hicimos el resto de días, sé que volvimos a Dubrovnik y lo recorrimos otra vez, y también habían momentos dónde solo agarramos nuestras toallas, libros y nos íbamos a la piscina del hotel. Siempre intentando buscar el lugar con mas sombra eso sí jajaja

La verdad es que si me dijeran que regresara en verano a Dubrovnik, pues no, no lo haría, si algo aprendí de adónde ir en vacaciones es que definitivamente lo de ir a lugares soleados no es lo nuestro.  La última vez que había ido en verano a una playa fue en Alemania, en la parte norte, obviamente ni punto de comparación los dos lugares. Sobretodo en cuanto al clima, la playa en Alemania sí que tiene brisa y a veces hasta hay que ponerse un abrigo liviano para caminar por la orilla. Pero en fin, siempre me quedarán las fotos de recuerdo de aquellas vacaciones llenas de sudor, sol y comida deliciosa de los días que pasamos en Dubrovnik. 

Ps. La mayoría de las fotos de este post son fotos mías hechas con el móvil, espero próximamente hacer un post sólo de las fotos que hice con la cámara…

Respondiendo algunas preguntas…

 

Cada día me llega al menos un par de mensajes vía Facebook o Instagram en dónde me preguntan cosas varias. Así que, porqué no escribir un post respondiendo a las preguntas/dudas más frecuentes?  Vamos poco a poco:

 

1.-  Te llamas Ana? Chaula?

No, mi nombre no es Ana ni Chaula. Me llamo Julia, mi segundo nombre es Vanessa (por si este dato le interesa a alguien jajaja) y mi nick con el que la gente me conoce en las redes sociales es CHAULAFANITA. Pero como les digo, es simplemente mi apodo virtual, no mi nombre real.

2.- Eres española? 

No, no soy española, sí que viví 5 años en Madrid y llevo los últimos 3 años viviendo en Viena. En realidad soy ECUATORIANA y  nací en la ciudad de Guayaquil.

3.- Cuantos idiomas hablas?

No muchos en realidad, mi idioma materno es español, luego hablo alemán (al menos eso intento jajaja) y entiendo bastante inglés (pero hablarlo se me hace complicado porque mezclo todo con el alemán).

4.- Cuanto tiempo llevas en Europa?

Llegué en octubre del 2007! Es decir que este próximo octubre cumplo 11 años viviendo en Europa!

5.- Soltera o Casada? De dónde es tu esposo? Porqué no salen tus hijos en las fotos?

Estoy casada (el mismo tiempo que llevo viviendo en Europa), mi esposo es alemán y no tengo hijos.

6.- Pintas?

Pues, cuando estudié en la Universidad tuve algunos módulos que tenían que ver con pintar, dibujar, etc etc. Siempre me gustó pero no me considero muy dotada, es más un hobby, lo hago en mis ratos libres solamente.

7.- En qué trabajas?

Pues soy fotógrafa de stock, vendo mis fotos en algunas agencias de banco de imágenes y además trabajo a parte para otras empresas que me encargan fotos para diversos usos.

8.- Qué equipo usas?

Mis dos cámaras principales son: Una Canon 5D Mark III y una Olympus Pen F. En cuanto a objetivos los más usados son el 35mm , el 24-70 y el 70-200.

9.- Tienes un drone? 

No, no tengo, quisiera comprarme uno eso sí pero no sé si lo usaría tanto así que aún no me decido.

10.- Cómo es que llegaste a Viena?

Bueno, como ya les dije arriba, antes vivía en Madrid, antes de eso en Copenhagen y antes de eso en Münster. La razón para haber vivido en todos estos sitios es sencilla: El trabajo de mi esposo! Cómo yo puedo trabajar desde casa lo de mudarse para mí no es ningún problema.

11.- Has estudiado Diseño de Interiores?

No, me gradué en realidad en Diseño Gráfico. Mi pasión por el diseño de interiores es algo que ha nacido luego de haber vivido en Dinamarca y honestamente me encanta!

12.- Para cuando el próximo curso de Autorretratos?

No lo sé, eso depende de la dueña de la escuela, mi querida Jackie Rueda. Generalmente el curso se hace una o dos veces al año así que si están interesados pueden inscribirse al Newsletter de la Escuela (jackierueda.com) y allí recibirán mails con fechas y aperturas de los cursos.

13.- Haces sesiones de fotos?

No, quizás muy rara vez, lo mío definitivamente no es estar diciéndole a alguien como ponerse delante de mi cámara y andar llevando miles de props y luces y rebotadores a sitios. Simplemente no me gusta y si lo hago es a personas muy cercanas. Por eso admiro sobretodo a las fotógrafas de bodas!

14.- Siempre llevas el trípode para hacer tus fotos urbanas?

Casi nunca llevo el trípode, sólo uso mis manos y mis ojos. El trípode lo llevo sólo cuando sé que voy a hacerme un autorretrato o cuando las condiciones de luz son muy malas. Pero eso casi nunca pasa.

15.- Tienes mascotas?

No, no tengo. Me gustan los gatos y los perros y los erizos y las girafas y los hipopótamos etc etc etc pero sólo para fotografiarlos o para verlos de lejos. En la vida «real» no podría tener gatos ni perros porque me dan miedo TODOS los animales. Y sí, ya sé que me ván a decir que podría tener uno o mil gatos, que mi casa se vería más linda con un perro o un pájaro, etc. Pero no me interesa, créanme. No tengo nada en contra de los animales y desearía no tenerles miedo pero lastimosamente es así y no puedo cambiarlo.

16.- Qué programas usas para editar tus fotos?

Uso Photoshop y Lightroom. Para editar fotos del móvil uso Snapseed, VSCO y ColorStory principalmente.

17.- Te gusta Viena? Que tal es vivir ahí?

Si ven mi galería de instagram (Chaulafanita) entonces probablemente no necesitaría responder a esta pregunta jajaja, claro que me encanta, estoy completamente enamorada de esta ciudad. Desde que nos mudamos no ha dejado de asombrarme lo hermosa que es. Vivir aquí está bastante bien, el servicio de transporte es magnífico, la gente es amable, el clima es rico casi la gran parte del año, pero eso sí,  en invierno hace mucho frío y en verano puede hacer bastante calor.

18.- Te piensas mudar nuevamente?

Hum? no lo tenemos previsto por el momento, nos gusta bastante aquí y no, no hay planes futuros de mudanza así que parece que estaremos aquí un buen tiempo.

19.- Me encanta el estilo de tu casa, dónde consigues tus muebles y accesorios?

Gracias, el estilo escandinavo es mi preferido desde hace ya algún tiempo. Los muebles, alfombras y demás cosas generalmente los consigo en internet buscando en tiendas que vendan cosas con este estilo. He comprado cosas en Home24, Scandinaviandesigncenter, Westwing, H&M Home, Zara, Søstrene Grene, Etsy, Flyng Tiger Copehagen, Hay, etc.  Y eso sí,  cada vez que voy a Dinamarca entro a todas las tienditas de estilo nórdico/escandinavo que encuentro y vengo llena de ideas y a veces hasta me compro alguna que otra cosita 🙂

20.- Tienes plantas hermosas! Me recomendarías algunas plantas que no necesiten de mucho cuidado? 

Muchas gracias! Si, la verdad amo las plantas, me encantan, la verdad siempre me han gustado, pero al inicio hace unos años por más que intentara siempre se me terminaban muriendo todas. O las regaba mucho o las dejaba morir de sequía. Simplemente no le atinaba a los cuidados. Pero bueno, poco a poco he ido aprendiendo y ahora puedo decir que tengo ya algunas por varios años y esas me han regalado incluso hijitas! Si quieres empezar a tener tus plantas te recomiendo que primero intentes con una o máximo dos plantas, preferiblemente que tengan casi el mismo cuidado. Recuerda que es preferible no regarlas mucho a regarlas demasiado porque las raíces suelen podrirse muy rápido. A mi me ha ayudado poner mis plantas en envases con huequitos en la parte inferior que permite que al regarlas el agua no se quede empozada. Sobre plantas en sí, pues las que yo tengo son de cuidado fácil, entre mis preferidas está la famosa Monstera Deliciosa que cuenta con unas hojas inmensas y hermosas y luego la Pilea Peperomioides que tiene unas hojas redondas preciosas y muy decorativas. Suelo regarlas 1 vez a la semana, aunque a veces depende, lo importante es que entre riego y riego la tierra se seque y por supuesto también  les hablo y las mimo y les limpio las hojitas y estoy pendiente de que no les caiga ninguna plaga. Y si aparece algún bicho intento matarlos lo antes posible.

 

Bueno, esas han sido las 20 preguntas más frecuentes que recibo, si tienes alguna otra o simplemente te gustaría saber algo más acerca de mí, puedes escribirme abajo en los comentarios.

Cómo es vivir en Europa?

Siempre me llegan muchas preguntas sobre: Cómo es para una «latina» la experiencia de vivir en Europa? Hay muchas diferencias entre ambas sociedades? Así que después de pensármelo mucho creo que ya teniendo tantos años viviendo aquí puedo ir enumerando poco a poco las diferencias (grandes y pequeñas) que hay para las personas que venimos de otra cultura que no es la Europea. Si estás por mudarte o si simplemente te interesa saber un poquito más puedes continuar leyendo

  1. Para mí una de las diferencias principales (y por esa razón la coloco cómo la #1) es la educación. No me refiero a ser mal educado (ya hablaremos de eso más abajo) sino al concepto que tiene que ver más con estudios, preparación, etc. Aquí la gente suele casi siempre terminar sus estudios y es la cosa más normal del mundo hacer doctorados o cursos de formación por mucho mucho tiempo.

  2. Animales/Mascotas: Esta es otra de las cosas que llama mucho la atención a los latinos que vienen por primera vez a Europa. En Ecuador por ejemplo es la cosa más común ver montones de gatos, perros etc, sin hogar, estando en la calle, muriéndose de hambre, sobreviviendo por lo que la gente buenamente les da. Aquí, (en Madrid un poco menos quizás) esas escenas de animalitos desamparados es casi nula. De hecho, ver un animal en la calle es ya en sí una cosa rarísima. Si sucede el caso, probablemente es porque se ha perdido y en ese caso casi siempre hay personas que se ocupan del problema y en poco tiempo todo ha pasado y el animal vuelve con sus dueños.  El otro día, se había caído un pájaro aquí detrás en los patios traseros de donde vivo, vino la policía trayendo herramientas, escaleras, etc para poder salvar la vida del pobre pajarito. Menos mal todo salió bien. Y ese es simplemente un ejemplo.

  3. Escaleras Eléctricas: No sé como seguirá siendo en Latinoamérica pero al menos cuando yo vivía ahí las escaleras eléctricas en los centros comerciales eran sinónimo de vagancia, todos las agarran y todos suben como quieren, del lado derecho, del lado izquierdo, se ponen en medio, si van dos personas se ponen una al lado del otro para conversar y si viene alguien con prisas, que se las aguante. Pues bien, eso aquí está muy pero que muy mal visto. Para comenzar se usan por igual las escaleras normales como las eléctricas y los europeos suelen respetar las prisas o lentitudes de los demás. La gente se coloca del lado derecho (si sube o si baja) para que del lado izquierdo (así como en las carreteras al manejar) la gente pueda «rebasar» a los demás en caso de tener prisa. A mí me parece la cosa más cool del mundo, primero porque casi nunca hay atascos y segundo porque si realmente te interesa agarrar ese tren/tranvía/bus teniendo el espacio izquierdo para ti es muy factible que logres alcanzarlo. Si vienen a Europa y ven atascos en las escaleras o gente que  no respeta lo de ponerse del lado derecho es porque o son turistas o inmigrantes que no han aprendido el uso europeo de las escaleras.

  4. Paso de peatones/ pasos cebra: Este es otro tema muy preocupante para las personas que  vienen de afuera. En Ecuador el paso cebra está muchas veces puesto de adorno, literalmente, nadie lo usa, ni los que van manejando y peor los peatones porque saben que paso cebra es sinónimo de: Ven y atropéllame. En Alemania (en Austria un poco menos) el respeto a los pasos cebra es vital. Cruzarte la calle con un semáforo en rojo ya es impensable. Si lo haces probablemente recibas palabras poco cariñosas de las personas que estaban esperando contigo para cruzar. Yo esto lo he aprendido a rajatabla. Así sea la única esperando y no haya ningún carro a la vista. Ahí me quedo paradita esperando que el semáforo se ponga en verde.

  5. Baños Públicos: Ir a los baños públicos en Ecuador es como encerrarte en un pequeño infierno aguantándote las ganas de vomitar todo el tiempo por el asco al rededor y por los malos olores. Lo sé, es horripilante, es cómo para tener pesadillas por semanas. O si vas de viaje y por desgracia tienes que hacer pipí y paran en una gasolinera, agárrate porque el baño que te espera será toda una experiencia. Aquí claro que también puedes tener alguna mala experiencia pero en general casi siempre (incluidos los baños de las carreteras!) están bastante limpios, podría parecer increíble pero es así, incluso otra cosa que me encanta es que hay baños públicos en todos lados así que no hay que tener miedo de no encontrar uno aceptable cuando estás paseando. Claro que eso de encontrar baños limpios y relucientes tiene su truco: 0,50 euros o a veces 1 euros. Sí, aquí se suele pagar para poder hacer uso de esos baños pero de verdad yo pago con gusto ese dinero si a cambio voy tranquila y sin tener que taparme la nariz ni tener arcadas del asco.

  6. Negocios ambulantes: Si en Latinoamérica saliste y te olvidaste de traer de tu casa comida o bebida o lo que sea, pues no pasa nada, en el trayecto del bus probablemente te topes con montones de vendedores ambulantes que te venden hasta las cosas menos pensadas. Eso jamás encontrarás en Austria/Alemania. En Madrid a veces si había alguno que otro pero nada en comparación con la cantidad de vendedores en Latinoamérica por supuesto. Aquí está prohibido y obvio también muy mal visto. Es otra de las cosas que me gusta, poder subirme al transporte público sin tener que ir escuchando las súplicas/cánticos/ gritos de los vendedores.

  7. Hablando de Transporte Público, en Ecuador si no tienes carro todos te ven con cara de pobrecito, no tiene carro! Pues… aquí no, aquí la gente se compra carro cuando realmente lo necesita. Si vive lejos por ejemplo, entonces sí que vale conseguirse un carro. Si vives en el centro lo más normal del mundo es NO tener carro. El transporte público es excelente y básicamente usándolo puedes llegar a cualquier parte. Yo estoy muy a favor de esto, a parte que se contamina mucho menos!

  8. Aquí los buses/trenes/tranvías, son conducidos tanto por hombres como por mujeres.

  9. Recolección de Basura: Este es un tema controvertido para mí, porque tengo que admitir que aún después de tanto años sigo sin poder separar la basura como es debido. En Ecuador no hay ese problema, agarras todo todito todo (vidrios, plásticos, restos de comida, electrodomésticos) y los metes en una gran bolsa y los dejas en la calle para que el carro de la basura se lo lleve todo y punto. Aquí existe la cultura de la «Separación de la Basura». Hay grandes contenedores para vidrios (incluso para diferenciar vidrios blancos de vidrios de colores!!!) otros para envases plásticos, otro para metal e incluso hay contenedores para ropa usada. Los restos de comida si se recogen en el basurero de la cocina y luego se van a dejar en el contenedor de restos. Es decir en otras palabras, toda la basura se divide, toda toda. Las pilas se dejan en cajones especiales que a veces puedes encontrar en las entradas de algunos supermercados. Y si se te daña algún electrodoméstico pues los acumulas y luego cuando ya tengas una bolsa más o menos grandecita te vas a las afueras a una central especial en donde puedes dejarlos. Ni se te ocurra agarrar tu televisor o tu aspiradora dañada y dejarla afuera en la calle para que «alguien» se la lleve. Ah, por cierto, aquí en Austria  no hay pero en Alemania (y es que los alemanes son como los Maestros de la separación de basura!)  incluso reciclan las botellas de plástico y reciben dinero a cambio! Hay maquinas especiales en donde vas y metes todas tus botellas vacías y luego te devuelven las prendas por cada botella. Cool, verdad?

  10. Y ya que estamos con la basura, decirles que en Europa (al menos en donde yo he vivido) los papeles higiénicos que usamos no van al tacho de basura (porque muchas veces no hay) sino que se arrojan a la misma taza de baño/retrete. Y antes de que empiecen a preguntarse (pero Dios! entonces esas alcantarillas deben estar todas atascadas llenas de papel higiénico!) pues no, realmente el servicio de alcantarillado aquí no es como el que se conoce por allá. Se le da mucho mantenimiento y no existe ningún tipo de problema. Eso sí, las toallas sanitarias NO se arrojan al retrete, ni al de casa ni en el de los baños públicos, en los baños públicos hay funditas especiales para que una puedas meter ahí las toallas y luego meterlas dentro de un tacho especial.

  11. El uso de fundas plásticas en Latinoamérica es descomunal. Sobretodo en los supermercados, te dan fundas por cualquier tontería que compres, al final regresas a casa con miles de fundas. En Europa el uso de fundas es bastante limitado o al menos es lo que se intenta. Empezando por los mismos consumidores que van al supermercado, aquí cada uno vá llevando su carrito de compras o sus fundas de tela (que se pueden usar por muchos muchos años). Si has olvidado llevar tus propias bolsas o carrito de compras, no pasa, aún puedes conseguir fundas de plástico pero eso sí, tendrás que pagarlas. Probablemente la próxima vez ya no te olvides de llevar tu propia bolsita de tela 🙂

  12. Cultura de Flores: Este es otro punto que siempre sorprende incluso a algunos europeos, porque esto de la cultura de flores no se da en toda Europa. Aquí podrás encontrar venta de flores casi en cada esquina, hay puestos en las estaciones, en los centros comerciales, en cada barrio existen al menos unas 3 o 4 Florerías. Y no son comercios donde suelen ir a comprar sólo mujeres, al contrario, es muy normal ver a hombres comprando flores (para llevar a sus esposas, esposos por si alguien está enfermo o simplemente porque sí!).

  13. Y sí, en el número #12  leíste perfectamente cuando digo que hay hombres llevando flores probablemente a sus esposos. No no hay ningún tipo de error tipográfico ni nada, aquí hay tanto parejas de hombres con mujeres, como de hombres con hombres, mujeres con mujeres, etc etc etc. Y sí yo sé que este tema en Latinoamérica y en algunos otros sitios (aún, lamentablemente) están muy mal vistos pero aquí no es así. Mientras haya respeto y amor porque no? Acaso no son seres humanos como tú? como yo? Personalmente creo que cada persona tiene derecho a amar y ser amada y ser feliz y sentirse en paz consigo misma. Así que obviamente estoy muy a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Si se quieren no veo porqué no pueden estar juntas.

  14. Bicicletas: En la capital del Ecuador si que ví alguna que otra pero en parques o en montañas, y son principalmente bicicletas de montañismo, bicicletas deportivas. En Europa las bicicletas se usan tanto como los carros, sobretodo en ciudades como Amsterdam, Münster o Copenhagen. En Viena también se usan pero en menos cantidad. A lo mejor en algunos años esto cambiará. Pero en Copenhagen por ejemplo se usan en promedio más bicicletas que carros. Hay vías especiales para bicicletas , semáforos etc…todo.

  15. Sabes eso de estar enfermo/a e ir a la farmacia más cercana y contarle todas tus penas a quién esté atendiendo allí y finalmente te manda unas medicinas y resulta que finalmente nunca te ayudaron o al contrario te enfermaste más? Bueno, eso será probablemente porque la persona que te atendió no era farmacéutico, ni doctor ni nada por el estilo y simplemente vende cosas ahí. Para trabajar en una Farmacia en Europa necesitas mucho más que una sonrisa agradable, necesitas ser farmacéutico, es decir necesitas saber de medicinas! Eso no significa que vas ahí y puedes conseguir cualquier tipo de medicina solo porque el farmacéutico te la recomendó. Pues no, para la mayoría de medicinas necesitarás receta. Lo siento pero es así.

  16. Hablando de medicina, aquí la hay pública y privada. La pública (en España sobretodo) es excelente,  buenos doctores, variedad de exámenes, maquinas modernas, etc etc. Lo único malo son las listas de espera, a veces te las dan recién para dentro de 4 o 5 meses. Por eso si crees que es urgente, más vale seguir insistiendo para ver si te dan una cita más cercana. La medicina privada pues bien, es eso, privada o como privada es carísima, prepárate para pagar 100 ó 150 euros  por una cita de lo más normalista. Pero claro, por ser de pago las esperas son menos largas y la atención es más personalizada.

  17. Personas con discapacidades: En las estaciones y edificios es obligatorio la presencia de ascensores o escaleras especiales para personas con sillas de ruedas. En los trenes o tranvías hay sitios especiales para personas con discapacidad, embarazadas, mujeres con niños o personas con maletas.

  18. Educación y niños: Dar un cocacho, una cachetada, jalar las orejas, tirarles objetos, gritarles, agarrarlos fuertemente del brazo, arrastrarlos, etc etc. Todo eso está sumamente prohibido aquí. Ya sé que en Ecuador por ejemplo eso es pan de cada día, cachetear o gritar al hijo/a es tan fácil como encender la tele. A lo mejor estos últimos años ha ido cambiando ese pensamiento pero supongo que en gran parte sigue ahí y será muy difícil de erradicar. Y ustedes se preguntan: Acaso no hay niños malcriados, molestosos y chillones aquí en Europa o qué? Les respondo, que por supuesto que los hay; aquí en Austria, en Copenhagen, así como en la China y en el Africa. Los hay sí, y mucho! Pero al menos en esta parte del planeta se educa de otra manera. Mi esposo y sus hermanos nunca fueron golpeados, se los educó con palabras y hechos, con cariño, haciéndoles entender. Ninguno de ellos resultó ser una desgracia para la familia. Todos son profesionales (matemático, físico e historiador(Markus)) y aman y respetan a sus padres por sobre todas las cosas.

  19. Aprender a ser independientes: Esa es otra de las cosas que más me sorprendió a mí en lo personal cuando me mudé aquí. En las sociedades latinas se tiende mucho a sobre proteger y cambio se crían niños y futuras personas siempre temerosas de hacer sus propias cosas, siempre esperanzadas a que papá o mamá resuelven sus cosas, desde lavar sus ropas, llevarlos a todos lados y luego de adultos afrontar incluso sus propios gastos. Aquí desde pequeñitos los niños aprender a ser solidarios e independientes, se van a sus escuelas solitos, hacen sus tareas solos, si necesitan ayuda la piden claro, pero no delegan el deber a sus padres. No es nada raro ver en los aeropuertos a los niños viajando y arrastrando sus propias maletitas (al igual que sus padres arrastras las suyas). Aprenden lo que es ser responsables desde pequeñitos y eso es algo que en las sociedades europeas se nota muchísimo. Los chicos/cas jóvenes son más libres, viajan, conocen, no tienen ningún tipo de problema en mudarse a otra ciudad si es que la Universidad a la que quieren ir está ahí, son en general mucho más abiertos. Gracias a esa clase de crianza, al llegar a la edad adulta se hacen grandes profesionales y personas cultivadas, que hablan varios idiomas, que pueden hablar de todo un poquito, que siempre están curiosos por aprender y enriquecer su cerebro.

  20. Libros, Arte y Deporte: La otra vez me enteré que aquí hay escuelas de arte! No me refiero a centros a donde van los niños a aprender un par de horas y luego regresan a sus casas. Me refiero a Escuelas de verdad! Así como las que hay en Ecuador para estudiar Contabilidad ( como lo que yo estudié). Escuelas en donde todas las materias tienen algo que ver con arte. Pueden imaginarse eso? Cuando me enteré me puse super feliz pero al mimos tiempo muy triste. Pensé que si yo hubiera crecido aquí probablemente hubiera asistido a alguna de esas escuelas y habría estudiado algo con lo que sí me sentía identificada. Y ojo que no por ser escuelas/colegios de arte (los hay sólo de Deportes también!) sean peores o estén por debajo de las demás escuelas. Simplemente aquí se analiza mucho a los niños y que es lo mejor para cada uno, si está inclinado más hacia los números o si tienen dotes más artísticos, todo vale. Incluso si tiene buen oído y le encanta tocar instrumentos… o si tiene predisposición para el baile ( Debo mencionar que a los niños aquí no se les suele aplaudir y celebrar si saben moverse desarticulados bailando reguetón y  hacer movimientos claramente con connotaciones sexuales, cosa que en Ecuador/Latinoamérica en cada fiesta/reunión familiar se suele hacer). Si realmente los niños quieren aprender a bailar, se les mete en escuelas de baile especiales, para que aprendan desde el Charleston, pasando por el vals y terminando por el tango o por el ballet.

Bueno, esas han sido las primeras 20 diferencias que encuentro viviendo aquí. Por favor, cada uno de los ítems es mi opinión personal y quiero que quede muy claro que no deseo ofender a nadie. Cada punto lo he escrito desde mis experiencias personales de haber vivido en Ecuador gran parte de mi vida y de llevar ya casi 11 años viviendo en Europa. Si tienes alguna idea/opinión diferente, siempre puedes comentar por supuesto.

Cuando logre agrupar mas diferencias vendré probablemente aquí a escribir la segunda parte. Y si eres una de esas personas que como yo ahora viven de este lado del charco y has tenido experiencias positivas/negativas, me gustaría leerlas.

Julia.

 

Cumpleañera en Austria.

Probablemente mi época favorita del año. Y es que últimamente me he dado cuenta de algo… en cada invierno me pongo un 50% más creativa. Y ya sé que me dirán bicho raro y todo lo demás, pero es algo que no puedo cambiar. No sé exactamente en qué reside esta fascinación pero algo tiene que ver con el frío me imagino…y con las nubes y esa luz suave que lo baña todo de romance y si uno tiene suerte, incluso hasta pueden llegar copitos de nieve que lo embellecen todo aún más.

Para mí el invierno significa tiempo perfecto para leer, para fotografiar, para dormir, para pasear arropada, para recostarme en mi sillón favorito con un buen libro, para comer dulces y tomar té, a parte que precisamente en enero festejo mi cumpleaños y bueno viviendo en Austria siempre tengo la oportunidad de que si la nieve no llega el 6 de enero, puedo ir a buscarla sin tener que irme muy a las afueras 🙂

Esta vez mi Kusitus me regaló un viaje a Semmering.. es un antiguo lugar dónde las familias adineradas austríacas solían irse de vacaciones invernales a patinar y disfrutar de la nieve. Por supuesto con el tiempo todo esto ha cambiado y ahora es mucho más fácil llegar a otros lugares, así que se podría decir que Semmering quedó un poco rezagado.. pero para disfrutar de una buena caminata y para saciar mis deseos de ver nieve, resultó que era el lugar perfecto. Además porque tenía muchas ganas de regresar a dormir a mi cama y como sólo queda a una hora de Viena en tren… el destino perfecto pues!

Como pueden ver, tampoco es que hubiera muchísima nieve, de hecho nos tocó un día muy soleado, pero como ya es típico en las montañas, había neblina, sol, nieve, lluvia, etc.. todo al mismo tiempo. Y sí que hay gente en las estaciones de esquiar, de hecho era mi primera vez en una. Y no, no se piensen que voy a subir aquí el respectivo video partiéndome la jeta por no saber esquiar porque no lo hay (si, ya sé, soy una aburrida) pero para mi el disfrute está en poder hacer fotos, así que en ese sentido estuve más que contenta! Quién sabe, a lo mejor en el futuro me lanzo a aprender eso de esquiar, pero mientras tanto… de lejitos no más.

Y bueno, mi paseo de cumpleaños estuvo bellísimo sobretodo porque estuve con mi esposo, que sabe como mimarme y hacerme feliz. Regresamos a casa al atardecer y justo a tiempo para cenar un poquito de relleno (una de mis comidas favoritas) que había quedado bien guardado bajo llave desde el 31 de diciembre..y luego ya acomodados en nuestro sofá con nuestras respectivas ropas de dormir y frente al Netflix comimos torta <3.. y cómo verán aquí abajo, una bastante fotogénica!

Definitivamente empezar el año así sólo puede significar que buenas cosas están por venir! Espero ustedes también hayan tenido un inicio del 2018 bastante encantador.

Pd. Espero regresar  a escribir un poquito más constantemente en mi blog. Veremos si lo logro…

De caminata por los viñedos vieneses.

Son ya algunas las personas que me han dicho que al ver las fotos que posteo de Viena se asombran de ver cuan verde es y cuanta naturaleza la rodea…al parecer piensan (y me incluyo antes de venir a vivir aquí)  que Viena tiene una imagen muy clara: Edificios monumentales y antiguos, música, arte, compositores famosos, óperas, avenidas majestuosas, museos y en fin, una ciudad muy europea…por eso cuando ven escenas como las que pondré en este post , se sorprenden muchísimo y con razón.

Y es que sí, por supuesto que Viena es lo que mencioné en el primer párrafo pero tiene mucho muchísimo más por ofrecer, de hecho conversando ayer con mi esposo sobre esto, llegamos  pues a la conclusión de que definitivamente esta es una de las razones por las que Viena está casi siempre en el Top de las mejores ciudades del mundo. Prestaciones de servicios, educación, arquitectura pero sobretodo zonas verdes, zonas tranquilas, zonas de relax, eso es lo que la hace tan maravillosa.

Como ya sabrán yo llegué a la ciudad sin saber mucho, de hecho ni en mis mejores sueños  hubiera pensado que nos mudaríamos aquí y porque fue así todo muy rápido, llegué sin mayores conocimientos sobre lo que me esperaba…Qué hay viñedos en Viena?…esa hubiera sido mi pregunta sumada con cara de confusión hace algún tiempo. Pero sí! Para los que no sabían… Viena tiene algo de fama también por sus viñedos, su vino, de hecho ahora mismo es temporada alta para la gente amante de los vinos que desean probar las primeras botellas de la cosecha.

Y muy al contrario de lo que se piensa, ni están lejos ni es imposible llegar allí. De hecho están muy pero que muy bien conectados con los servicios públicos, en este caso nosotros nos fuimos en el tranvía en dirección a Grinzing y desde allí empezamos la caminata. Existen varios senderos, por supuesto hay que subir un poquito y aquí hay que decirlo: Yo como buena costeña soy un drama cuanto se trata de subir a pie.. sino pregúntele a mi esposo 🙂

Sin embargo aún y pese a mi descontento por tener que subir durante 10 eternos minutos (si ya sé, es poquito pero soy una floja jajajaa) al ratito ya fue posible observar los primeros viñedos y el sufrimiento por la subida se me desvaneció como por arte de magia jajajaja. Pero díganme ustedes, con paisajes como este.. como no hacer el esfuerzo? ah?

Por aquí estamos teniendo desde hace un par de días un otoño que más parece verano, con temperaturas de 22 grados, sol y un par de nubes…supongo que es el clima perfecto para observar estas montañas…el verde y el amarillo de las plantaciones es casi irreal. Los senderos en sí están bien señalizados y en días soleados como el ayer te puedes topar con muchos grupos de turistas o simplemente personas que desean recorrerlos, incluso puedes ver gente en bicicletas o haciendo picnic!

Supongo que en todos los recorridos establecidos habrá algo parecido, en nuestro caso a mitad del sendero y estando ya arriba fue posible encontrar un par de puestos en donde se vende vino, jugos o pequeños snacks para poder comer y beber con vistas maravillosas.

Y por si fuera poco, no sólo están las vistas de los viñedos sino las vistas de los viñedos con la ciudad a sus pies! Creo que en esta foto de aquí arriba uno puede hacerse una idea más clara de cuan cerca está todo en realidad. Un paraíso para excursionistas y para fotógrafos, definitivamente. Un paseo por esta zona ahora mismo con los colores otoñales es una cosa casi obligatoria para todos los que pasen por la ciudad.

Por último un agradecimiento (con beso incluido) para el marido bello que investigó un poquito y eligió éste recorrido y por no haberse dado la vuelta e irse bravo cuando yo estaba perdiendo las ganas en la primera subida en dirección al sendero 🙂

Y para los interesados, el tranvía en dirección a Grinzing es el #38 y el recorrido del sendero (Grinzing-Nussdorf) es de unos 5.5 Kilómetros y dura cerca de 2 horas y media.

 

Una Visita muy Especial <3

Probablemente las personas que viven lejos de sus países de origen y que han dejado atrás amigos, familia, etc podrán entender la emoción que uno siente cuando te dicen que te van a venir a visitar.

Ahora que lo pienso bien, durante los 9 años que tengo viviendo en Europa mis papás no habían venido a verme a mi casa ( sí que estuvieron antes dos veces en Europa pero yo aún vivía con ellos, así que supongo que eso no cuenta)…y no porque no quisieran, ganas es lo que menos les faltaba, pero si leían mi antiguo blog ya sabrán las razones por las que por ejemplo no pudieron venir a visitarme cuando yo aún vivía en Madrid.

En fin que los tiempos cambian y gracias a Dios parece que para mejor, así que sí, esta vez mis padres si que pudieron venir! Quería contarlo por aquí cuando me enteré pero entre una y otra cosa he dejado pasar el tiempo y recién ahora encuentro la paz y el momento para escribir estas líneas.

Desde que supe que venían me puse en modo hormiga nerviosa, movía cosas en el departamento, arreglaba aquí, desarreglaba allá, compraba cositas que segun yo hacían falta, hasta reservé unos tickets para irnos a Praga! O sea si ya de por sí yo me pongo nerviosa con cualquier cosa, imagínense como estaría esos días previos 🙂

La cosa es que mis papás no venían en viaje directo a Viena, en realidad venían a hacer un tour por Europa y luego al acabar el tour tomarían un avión en dirección a Viena para quedarse 15 bellísimos días conmigo. A penas pisaron Europa yo ya sentía casi que los tenía aquí. Veía las fotos que posteaban cada día, su emoción de conocer nuevos lugares, leía por whatsapp sus anécdotas y sobretodo contaba los días que faltaban para poder vestirme e ir a recibirlos al Aeropuerto!

Pueden creer que incluso estuvieron en Austria! Pero lamentablemente tenían que continuar el tour que no llegaba hasta Viena así que tuve que «ver» como seguían paseando, mientras yo me comía las uñas de desesperación jajajaja

Pero finalmente y tras 1 año y 6 meses llegó el día…me parecía un sueño, mis papás en Viena? en serio?! Pero entonces los ví salir junto  a otros viajeros y me dí cuanta que los sueños sí se cumplen, corrí emocionada para abrazarlos y darme cuenta que sí, que era completamente real, mis papás estaban en Viena, conmigo!

924a6897-1

Verlos sentados en la sala, riéndose, contándome cosas, comer con ellos, salir a pasear, mostrarles mis rincones favoritos de Viena, irnos de shopping, coger el tranvía, entrar al supermercado a comprar, cada actividad diaria con ellos a mi lado se volvía super especial.

Cuando me dieron la noticia del viaje yo lo primero que pensé fue que ojalá pudieran ver el otoño con su mejor cara y parece que mis rezos fueron escuchados porque no sólamente durante su estancia en Viena, sino durante todo el tour que hicieron antes les tocaron días maravillosos. Y cuando ya estuvieron en Viena no podían haber calculado mejor, el otoño estaba EN SU PUNTO.

924a7655

Ustedes ya saben que yo estoy enamorada de esta ciudad y que cada estación tiene lo suyo, pero es que en Otoño Viena luce aún mucho más como salida de un cuento. Creo que mis papás disfrutaron muchísimo y yo obviamente me enloquecí haciéndoles fotos. Y es que no es para menos, era la primera vez que mis papás me visitaban en mi casa y veían mi vida más de cerca!

dip1924a6856

Y como ya lo mencioné arriba, incluso nos escapamos 3 días a Praga! Praga en invierno y en primavera es soñada pero nunca antes la había visto en otoño y claro, morí infinitamente de amor. Ahora además en compañia de mis papitos la disfruté todavía mucho mucho más! Ay tantos recuerdos, tantas fotos! Aún necesito al menos 1 vez al día ver alguna foto de estos días que pasaron para darme cuenta que sí que existieron.

924a7781924a7952924a7808924a7838924a7868924a8476

A mis papás decirles que los quiero muchísimo y que saben que tienen las puertas de nuestra casa siempre abiertas y que pueden venir a visitanos cuando quieran. Agradecerles sobretodo porque aún después de hacer tremendo tour tuvieron la paciencia y las fuerzas de venir a verme. Gracias por los abrazos y los besos, gracias por las risas (y las costillas!), gracias por ser como son.

Que si los extraño? Claro pues, claro que los extraño, en realidad mucho más de lo que debería pero así es la vida, no se puede tener todo lo que uno quiere siempre cerca. A veces hay que aprender a volar, al menos yo vuelo junto al amor de vida y eso no es algo, eso es mucho.

img_3916
Fotos con la mala resolución del teléfono 🙂

Pd. Un gracias muy especial a toda la familia por los regalitos y sobretodo y más importante por los abrazos que me enviaron a través de mis papás. Los recibí con mucho gusto y espero pronto poder devolverlos en vivo y en directo en mi querido y lindo Ecuador <3

 

 

Guardar

Salzkammergut.

Hace un par de meses estábamos decidiendo a donde nos iríamos de escapada romántica y entre los lugares de nuestra lista estaba el «Salzkammergut». Ese es el nombre que se la da a la zona de los lagos aquí en Austria. Y bueno la verdad es que a parte de Viena y alguno que otro lugar cercano no hemos viajado mucho por nuestro nuevo país así que lo veíamos además como una oportunidad para conocer las carreteras y ver un poquito más de Austria. Así que una vez que nos decidimos empezamos a ver como alquilar un carro y donde nos íbamos a hospedar.

Fue así a través de Booking.com que llegamos a un sitio llamado DAS FRANZL. En las fotos de publicidad se veía bonito, nuevo y muy bien ubicado, justo en medio de toda la zona que queríamos recorrer. Y bueno el día llegó, fuimos en busca de nuestro carro y empezó la aventura!

El viaje según el GPS duraba unas 3 horas y media, así que largo no se nos hizo, además las carreteras están bastante bien, no hay casi atascos y se maneja muy tranquilamente, pero sin duda lo más recalcable de todo son los paisajes que te reciben al llegar a la zona de Oberösterreich…de repente das una vuelta y al fondo te saluda un lago azul y gigante rodeado de muchas montañas, la verdad es que sí que impresiona muchísimo.

Otra cosa que nos impresionó positivamente fue el hotel! Era mucho mejor de lo que esperábamos, las habitaciones super completas, arregladas con mucho estilo, modernas pero con un toque rústico, las vistas simplemente adorables (hasta tenían llamas!), el primer día que bajamos a desayunar adoramos la decoración de las mesas, las lámparas, Markus me decía que el lugar parecía sacado de alguna de mis carpeta del Pinterest jajaja. Pero no sólo la decoración, la atención fue excelente así que por supuesto es un lugar que se puede recomendar al 100%.

dasfranzl

img_2127

Como estábamos con carro fue fácil ir a visitar casi todos lugares que teníamos en nuestra lista. El primer día hacía mucha humedad y nos costó un poco la caminata alrededor del Wolfgang See pero el esfuerzo valió la pena. Me fascina como han hecho caminitos alrededor de la montaña pero al pie del lago para poder ir con tranquilidad y disfrutar de las vistas, del sonido del agua, es todo muy armonioso incluso como ya es costumbre hay bancos en cada esquina así que puedes sentarte en cualquier momento y descansar o simplemente apreciar la belleza del lugar.

img_2052

Pero no solo los lagos son hermosos, los «pueblitos» que los rodean son para soñar, esas casas que parecen de cuento, las ventanas repletas de flores en los balcones, los detalles en las puertas, las plazas con sus singulares iglesias, la tranquilidad que se repira en cada esquina. Además todo bien señalizado es que no hay como perderse!

924a4939

Como el clima está algo caluroso y húmedo decidimos comprar  tickets para ir en el Schafbergbahn. El Schafbergbahn es un trencito de lo más pintoresco que sube por casi 30 minutos la montaña de Schafberg que es bastante empinada por cierto. Menos mal que arriba estaba mucho más fresquito! Y si las vistas desde el tren ya te dejan sin aliento…espera hasta llegar a la cumbre!

924a4875

Si ustedes buscan Austria en Pinterest seguro que les vá a salir una foto de una casita como metida en la punta de una montaña. La primera vez que ví una foto de ello pensé: Montaje! Seguro eso no existe, no no, que vá, será Photoshop, segurito!

924a4848

924a4893

Pero sí que existe y la casita en realidad es un restaurante!  Desde arriba se puede ver en toda su extensión toda la zona del Salzkammergut. En un día despejado claro, pero como estaba por venir la super tormenta y había mucha humedad y muchas nubes no se veían todititos los lagos… sin embargo aún con esas condiciones climáticas el lugar es increíblemente bello. El pasaje en el tren no es que sea barato pero hey, sí que lo vale, es una super experiencia, aunque no apta para personas que le temen a las alturas 🙂

El segundo día el clima según muchos empeoró, digo según muchos porque en la radio y la tele no hablaban de otra cosa…y es que empezó a llover y bajaron considerablemente las temperaturas, si ustedes ya me conocen sabrán que esta combinación de lluvia y bajas temperaturas a mí me pone eufórica de alegría porque sé que el odiado verano por fin se ha ido así que yo estaba con una sonrisa de oreja a oreja jajaja, de repente parecía que el otoño había tomado por asalto en la madrugada a todos los árboles…El Otoño había llegado definitivamente.

924a5096

924a5162924a5086

Aprovechando la lluvia y el rico clima caminamos románticamente por algunos pueblitos, hasta nos dió tiempo de hacer transmisiones en vivo a nuestros mejores amigos y familiares de algunos lugares que estabamos visitando (con bodas incluídas!:) luego por la tarde antes de volver al hotel fuimos a degustar de unos buenos trozos de torta con café y chocolate caliente.

img_2199924a5822924a5249924a5201

En el tercer día decidimos ir a Hallstatt,  uno de los lugares más turísticos de la zona, de hecho dicen que es el lugar más fotografiado de toda Austria!  Como nuestro hotel estaba cerca nos tomó 35 minutos llegar al destino y lo hicimos por suerte bien tempranito. Hallstatt es un sueño, un lugar bellísimo, sus casitas, todo tan pintoresco, pero claro, está REPLETO de turistas.

924a5556

924a5449924a5587924a5582

Es una locura, cada 2 minutos llegan buses enteros de turistas, es un poco complicado fotografiar el sitio sin que salga alguien con su tablet o su palito ese para hacerse selfies. Pero en fin, paseamos, conocimos etc…pero en realidad yo estaba impaciente por querer ir a la zona del Gosausee. Había leído en mi guía de viajes que si uno viajaba a la zona del Salzkammergut era imprescindible visitar los lagos en Gosau, así que agarramos el carro y nos pusimos en camino. Unos 20 minutos después me estaba entrando un poco de recelo porque la carretera aunque en excelentes condiciones era como una pequeña montaña rusa, muchísimas curvas y a mí eso de las curvas y las bajadas y subidas no es que me encanten…pero como a la media hora de repente por fin una vía recta y al fondo… Los Alpes. Wow,  o sea re re WoW!  Me quedé muda al verlos, no dejaba de decir como loquita: Qué belleza pero que belleza!!!!!

road

 

Y eso desde el carro, ahora imagínense mi cara cuando por fin nos bajamos… yo estaba en schock, es un lugar que no se te olvida fácilmente, como era hora de almuerzo estábamos un poco preocupados por si íbamos a encontrar algo… jajaja y pues claro que encontramos, de hecho hay un super restaurante justo delante de las montañas (las vistas desde ahí casi no te dejan comer de la emoción), así que almorzamos delicioso y fuimos a caminar un poco y luego nos sentamos un rato a descansar rodeados de tanta belleza, simplemente a ver el paisaje, mudos pero tan tan contentos.

924a5686924a5650

En tres días había visto todo lo que estaba en mis lista e incluso mucho más! Y menos mal porque el cuarto día si se vino una super tormenta pero como era el día de regreso ya no nos importó tanto….Y como le dije a Markus mientras veníamos en la carretera ya de regreso:  Creo que me traje el mejor recuerdo de la zona del Salzkammergut: FOTOS, muchas muchas FOTOS!

Si ya estaba enamorada de Austria sólo por vivir en Viena ahora tengo que sumar la belleza natural que encierra este país, ojalá todos tuvieran la oportunidad de conocer estos sitios aunque sea una vez en la vida <3

 

Guardar

Guardar