Nuestra primera Navidad en Viena!

223

Pues bien, la locura navideña llegó a su fin hace algunas semanas, de hecho ya pasó todo un mes del 2016. Lo siento, llevo queriendo postear esto desde hace días, espero hoy pueda lograrlo!

Definitivamente no estaba ni cerquita de imaginar lo que era la Navidad en Viena, ya había visto muchísimas fotos y había leído de esto y aquello y de las actividades que se realizan, de los hermosos mercados navideños etc, etc… sin embargo no fué hasta la primera semana de Diciembre cuando realmente me dí cuenta de que la ciudad estaba cambiando…

Decir que Viena es la Madre de la navidad en Europa no sería nada exagerado, de hecho aunque no he estado en otros sitios (salvo en Colonia y en Münster, hace un par de años) famosos por sus calles y adornos navideños puedo confirmar que Viena es sin duda la más o una de las ciudades más bellas en diciembre. Es una cosa de no creer, cada día salir al centro y ver sus calles y pasear por sus mercados es un deleite. Y no, las fotos no hacen honor a tanta belleza, verlo con los propios ojos es otra cosa, es algo que jamás podrías olvidar.

Por supuesto la afluencia de turístas es tremenda, se pueden ver grupos enteros dando recorridos planeados, llegando en masas y bajando de los buses, vienen desde todos los puntos de Europa, y no sólo de Europa, también desde América, muchísimos canadiénses, americanos, latinos! Muchos muchos turistas llegando día tras día.

Es verdad, a veces puede ser traumático ir al centro y toparte con todo ese grupo de gente,  pero lo bueno de vivir aquí es que puedes ir a pasear cuando recién “toda la fiesta” está empezando, cuando a inicios de diciembre tímidamente todo empieza a cobrar vida y se huele a vino caliente y a almendras caramelizadas en cada esquina.

De hecho la mayoría de las fotografías que hice fue precisamente en estos días, el atardecer de los primeros días de diciembre en mi nueva ciudad seguro que serán un tesoro que tendré en mi corazón y en mi mente por muchos muchos años.

169 copy

No sé si lo mencioné en algún post anterior pero mi esposo detesta las multitudes, lo ponen estresado y de muy mal humor! Por eso ir con él los primeros días cuando recién estaban abriendo los mercados fue una excelente idea. Como vivimos bien en el centro no nos toma casi nada llegar a los plazas principales en donde se montan estas bellezas, así que era muy bonito poder salir cojidos de las manos a ver lentamente los puestos… a Markus le encanta el vino caliente (el dice que no pero…) y casi siempre comprábamos unos “ponches” de naranja que con el frio de invierno que empezaba a hacer por estos lados entraba bastante rico! Pero yo honestamente podría sobrevivir sin los vinitos calientes, no soy fanática, más bien el super descubrimiento del año fueron para mí las  almendras caramelizadas. OMG! Que deliciosas! Eso sí un poco caras, unos 200 gramitos por casi 6 euros. Pero bueno, son 6 euros bien pagados! Y como ya es de suponer cuando algo me gusta me repito y me repito jajaja con decirles antes de viajar  a Alemania fui a abastecerme a uno de los mercaditos, para esto Markus me contó que a su papá le encantan así que yo me lo tomé muy a pecho y  llevé todo un arsenal de almendras a mi familia política :)

Hablándo un poquito acerca de los mercados navideños en general y de lo que vas a encontrar allí, pues obviamente cositas de Navidad pero ojo,  no así a lo bestia y mezclado todo con cosas chinas y pitos escandalosos y gorros de superman y cosas que en realidad no tienen nada que ver con navidad. Los mercados navideños aquí en Viena tienen otro estilo, las casetas/quioscos son arreglados de manera muy elegante, mostrando lo que ofrecen de forma muy artesanal y ordenada, por mencionar algunas cosas que puedes comprar: velas, bolas de navidad pintadas a mano, dulces típicos, joyería artesanal, letreros vintage también pintados a mano, muchas cosas de cuero, artesanía del ECUADOR (sí!!!!) etc etc.

132197

Pero en realidad a mí lo que más me impactó en sí fue la decoración de luces que había en cada lugar. La ciudad misma se vuelve un gran mercado de navidad, se ilumina completamente, las calles que ya de por sí son hermosas con un par de lucesitas extras toman aún un aire mucho más romántico y de ensueño. Luego de ver Viena en diciembre me doy cuenta de que no hace falta poner 10000 colores en las calles con luces de discoteca y brillos por doquier para lograr una atmósfera 100% navideña y elegante. Es cierto, es cierto, los candelabros en la calle Graben son un plus, eso no lo voy a negar, si hasta da la sensación de estar dentro de un gran castillo.

207 189

Alguien en la foto de aquí arriba mencionó en mi facebook que parecía un Belén moderno. Y sí, en realidad esa era la idea, dentro de una plaza donde generalmente hay agua, la habían retirado y habían usado todo ese espacio para poner paja y casitas que simulaban un belén. Los niños por supuesto disfrutaban muchísimo poder tirarse al piso y agarrar la paja y tirarla al viento, por eso esta foto es una de mis preferidas, porque resume muy bien el ambiente, las madres y padres conversando, los niños jugando, las lucesitas, el olor a pino fresco y lo más cool de todo es que todo siempre rodeado de una arquitectura monumental. En cada foto tenía que deteneme un momento a ver cada detalle, simplemente no quería perderme nada.

Y hablándo de olor a árbolito fresco, este año por fín se cumplió otro de mis sueños: Tener un árbol de VERDAD! En Madrid tuve que conformarme con mi árbolito de plástico pero desde que nos mudamos a Austria venía repitiéndole al marido que este año “tendríamos un árbolito de verdad” y sí, se me cumplió mi deseo, incluso mucho antes de la Navidad, porque aquí al igual que en Alemania se ponen los árboles casi el mismo día 24. A mí me parece un poco muy tardío pero bueno, son costumbres, menos mal a inicios de diciembre encontramos nuestro árbolito y mi esposo sin chistar lo trajo a casa! Si hubieran visto mi cara ese día, no podía ni creerlo. Cuando lo ví ahí montado hice en menos de 5 minutos más de 30 fotos malas  con el teléfono para poder pasárselas a toda mi familia jajaja

Ahora me tocaba comprar adornitos y cosas para ponerlo lindo, pero eso no fue en absoluto ningún problema. Con la cantidad de adornos bellos que se pueden encontrar en cada esquina… en menos de dos días tenía todo listo y montado y cada mañana al salir a la sala y verlo ahí tan bonito tenía que dar dos o tres grandes suspiros.. <3!

202ecuadorface108

De verdad no me puedo quejar, para ser la primera navidad he visto muchísimo y he sobretodo disfrutado un montón haciendo fotos. Ese era mi plan de diciembre y lo conseguí! Ahora estoy contando los días para que llegue la Navidad otra vez jajaja.. Por cierto, el 31 de diciembre ya estuvimos de vuelta así que no sólo ha sido nuestra primera época de navidad aquí sino también el primer fin de año en tierras austríacas. Del 31 mismo no hay mucho que contar, la pasamos bastante relajadamente en casa, viendo películas y oyendo conciertos, comiendo mandarinas y tomando cava heladita y como soy una mujer muy prevenida y ecuatoriana, dejé días antes haciendo el “relleno” que mi mami suele hacer cada fin de año en Guayaquil para la familia. Por supuesto mi versión no es tan rica como la suya pero por lo menos me hace sobrellevar mejor la pena de no estar en mi país. Un par de horas antes de la medianoche salimos a pasear, habían muchos conciertos en el centro, frente al ayuntamiento, buena música en vivo, mucha gente brindando con vino caliente en sus tazas de chanchitos. Tazas de Chanchitos? pues sí! En Alemania y al parecer aquí también el cerdo/chanchito es un símbolo de buena suerte y aquí había tazas de chanchitos! Hasta en eso Viena me mima :)

Llegamos a una plaza linda que está de camino a la calle comercial Graben y allí nos quedamos oyendo la música, esperando que sean las 12.. hasta que por fín! Y lo que pasó a continuación no me lo esperaba: En cada plaza, la música en vivo se detuvo y a penas el reloj marcó las 12 en punto resonó en los parlantes el famoso Danubio Azul de Strauss! Voy a ser sincera, se me aguaron los ojos, intenté hacer fotos y reír pero en el fondo quería llorar y derramar todo el equivalente al Danubio en lágrimas. Por alguna extraña razón me pareció un momento tan mágico! Tan imposible hasta hace un par de años y ahora estaba allí y no me lo podía creer. Y por si no fuera suficiente con mi emoción contenida la gente empezó a bailar en las calles! Como se nota que Viena es la ciudad del vals… nuevamente me quedé sin palabras y sólo acerté a hacer un par de fotos y un mini video rápido y movido para dejar constancia de que todo era real y que estuve allí el último día del 2015 y el primero del 2016.

Y aunque sea un poquito tarde… Que tengan todos ustedes un 2016 maravilloso y que todos sus sueños se cumplan. Mucha felicidad y mucho mucho amor!

Nos seguimos leyendo pronto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone


6 responses to “Nuestra primera Navidad en Viena!”

  1. Baking girl says:

    Que fotos tan hermosas! Gracias por compartir tu Navidad con nosotros! Feliz año para ti también.

  2. Grace says:

    Guauuuuu!!!!!

    Me dan muchas ganas de planear la próxima Navidad y Fin de Año en Viena!!!

    Hermosas las fotos, me enamoré de Viena….

    Saludos!

  3. Mercedes says:

    Me encantó y puedo sentir lo feliz que estás cosa que me alegro muchísimo. Tus fotos maravillosas y muy inspiradoras. Gracias por compartir.

  4. angelim says:

    OMG! ya quiero conocer Vienna. Llore al final! no me imagino la energia que se vivio en ese momento. Que belleza! que manera de recibir un nuevo año. Happy new year para ti tambien bella.

  5. Lady Selva says:

    ¡Realmente es de cuento! que maravilla de fotos, por un momento me transporté contigo a esos bellos mercados, gracias! ahora tengo aún mas ganas de visitar Viena, y claramente tiene que ser en navidad.
    Me alegra mucho de que seas tan feliz.
    un besin

  6. Elcy says:

    Hola Julia!q bonito todo lo que escribes. Acá en Múnich es también muy bonita la época pre-navideña y la disfruto -así como tu- al máximo. Lo bonito de todo lo que vivimos es saber valorar y ser conscientes de que somos privilegiadas en vivir donde estamos. Gracias por todas esas hermosas fotos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *