El lado desconocido de Viena.

Recuerdo que hace un año nos hospedamos una semana entera en un hotel cerca de la estación de Prater para poder ver departamentos, no fue una tarea fácil pero uno de esos días aprovechándo que el clima estaba fresquito decidimos dar una vuelta cerca del hotel y nos encaminamos hasta el Danubio. Aquella vez el paseo fue corto, estabamos muy agotados y regresamos al hotel bastante pronto, así que me quedé con ganas de ver un poquito más.

Ahora que por fin ya no tenemos que preocuparnos por conseguir donde vivir es que tenemos un poco más de tiempo por las tardes y desde hace ya unos meses estamos creando cierta costumbre de salir a caminar o dar paseos luego de cenar y la verdad es que los estoy disfrutando cada día más! Y es que con el sistema de trenes y tranvías es tan fácil moverse por la ciudad.  Honestamente estoy bastante sorprendida, Viena es mucho más que una ciudad imperial, es una ciudad que respeta las zonas verdes y donde hay muchísimos sitios para caminar y relajarse.

Generalmente los turistas tienen la tendencia de ir en dirección el centro, visitan los palacios, los museos, lo cual está bien claro,  pero se olvidan por completo del Danubio! Lo que pasa es que el Danubio es eso…un río,  pero los atardeceres y la vida nocturna es bastante simpática por esos lados!

Aprovechando que el verano caluroso nos está dando una tregua, decimos ir a dar una vueltita por ahí. Y no puedo evitar pensar y recordar esa época en Münster, nuestra primera ciudad, donde pasamos nuestros primeros meses de casados, para mí todo era nuevo y llevaba siempre puesta esa mirada de “Julia, la exploradora” adonde fuese :) Ir caminando de la mano del marido ahora algunos años después, sigue siendo tan romántico y adorable como antes, además que me deja llevar mi cámara y hacer fotos! (Mi amor estas leyendo esto? jajaja)

Así que si vienen de visita no se vayan a olvidar del Danubio y sus islitas, hasta tienen un sitio que no se llama Copacabana sino Copa Cagrana jajaja, cuando lo oí por primera vez me dió ataque de risa, lo confieso. Allí encuentras bares que tienen hasta arena de verdad,  así los clientes pueden sacarse los zapatos y sentir la arena mientras toman un delicioso cóctel :) pero ojo no todos son barcitos, como lo mencioné arriba, hay muchas zonas verdes, espacio para hacer deportes, vías para bicicletas, etc etc. Y por supuesto desde allí tienes la vista de la zona más moderna de la ciudad, con alguno que otro rascielo, que aunque no lo parezca, también forma parte del skyline de esta hermosa ciudad.

Cómo llegar? Tomar el tren subterráneo (U-Bahn) de la línea U1 y bajarse en la estación Donauinsel.

tulpen40548tulpen40551tulpen40547tulpen40556tulpen40550tulpen40557tulpen40558

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone


2 responses to “El lado desconocido de Viena.”

  1. Pues realmente me sorprendió, que fuera tan bonito; ya con lo que veo en tus fotos Vienna no tiene desperdicio, pero con esto más todavía.
    Se me hizo parecida a Koln por esa vida en el río.

    Me enamoré de la foto del cisne….preciosa ;)

    Sigue presentándonos tu nuevo hogar, que solo me hacen juntar euros para viajar ;))

    Besotes :*

    • Chaulafanita says:

      La foto del cisne también es mi favorita :)
      Gracias Elizabeth! Así que ya sabes, no hay que dejar de visitar el Danubio!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *